Darren Clarke no consiguió pasar el corte el viernes en Irlanda, dos semanas después de que ganó el Abierto Británico, su primer título en un major.

El alemán Marcel Siem se apuntó un eagle en el hoyo 16 y tomó la ventaja tras la segunda ronda, con un acumulado de 132 golpes, 10 debajo del par. El indio Jeev Milkha Singh, quien tuvo una ronda de 70 impactos después de abrir con 63, y el danés Soeren Hansen, quien entregó una tarjeta de 66 golpes, estaban uno atrás.

Por su parte, el español Ignacio Garrido marchaba dos golpes atrás de Siem.

Rory McIlroy, campeón del U.S. Open, y Gaeme McDowell, quien se coronó en ese mismo torneo en el 2010, parecieron en riesgo de correr la misma suerte que Clarke, lo que hubiera sido un duro golpe para Irlanda del Norte, donde nacieron esos tres golfistas.

Pero McIlroy se anotó tres birdies seguidos entre el hoyo 14 y el 16, para finalizar en 68. McDowell tuvo un birdie en sus primeros dos hoyos y firmó una tarjeta de 66. Ambos tenían un acumulado de 138 impactos, cuatro bajo par, mientras que Clarke se quedó en 143.

"Si tengo mañana un buen comienzo... creo que puedo darme una oportunidad", dijo McIlroy.

El norirlandés ha discutido airadamente con Jay Townsend, comentarista estadounidense y ex golfista. El jueves, Townsend criticó al astro de 22 años y a su caddie, J.P. Fitzgerald. Luego de que el comentarista consideró "tonta" la táctica de McIlroy en la primera ronda, el golfista le ordenó en Twitter que se callara y lo describió como un "fracasado".