El Ministerio de Transparencia y Lucha contra la Corrupción observó incumplimientos en 71 obras del programa "Bolivia cambia, Evo cumple" financiadas por el gobierno de Venezuela, informó la titular de esa cartera, Nardy Suxo.

"Son 71 obras que están observadas, pero en algunos casos las constructoras son las que más han incumplido, por ejemplo, no han terminado de pavimentar o de poner las puertas a las infraestructuras construidas", explicó la funcionaria el jueves.

Mencionó el caso de tres alcaldes que han sido imputados penalmente por delitos de corrupción y malversación.

El programa con financiamiento venezolano ejecutó 4.000 obras de infraestructura en todas las alcaldías de todo el país por 290 millones de dólares con donaciones y créditos de Venezuela desde 2007, una año después de que el presidente Evo Morales asumió la presidencia.

Se trata sobre todo de postas sanitarias, campos deportivos, sedes sindicales, escuelas, caminos de acceso, entre otros.

Hace unos días el mandatario anunció que Venezuela dejará de financiar pero no mencionó los motivos. Dijo que el programa seguirá con fondos públicos. Suxo rechazó comentarios de la oposición a la débil fiscalización a los alcaldes.

El gobierno nunca dio a conocer un detalle de cuánto de la cooperación venezolana es donación y cuánto créditos pero el impacto mediático del programa es innegable. Morales entrega los cheques de la cooperación venezolana personalmente en concentraciones públicas transmitas por la televisora estatal.

Eso permitió al mandatario mejorar su nivel de aprobación a 48% en julio y entre los motivos que mencionaron los entrevistados están las obras de infraestructura y otros que no tienen financiamiento venezolano como un ambicioso plan de carreteras y un subsidio para los escolares, según una reciente encuesta.

Pero el propio Morales admitió relajos en el control atribuibles a los alcaldes. Comentó que uno de ellos empeñó en un bar el cheque cuando festejó la aprobación de una obra para su localidad.

El gobierno venezolano aprobó un amplio plan de ayuda a Bolivia en varios campos cuando Morales arribó al gobierno, incluyendo la creación de una empresa mixta entre PVDSA y la estatal boliviana para explorar nuevas reservas de gas y petróleo en el norte del país.