Al menos 39 personas han muerto y otras 8 permanecen desaparecidas a causa de las lluvias torrenciales que afectan desde el martes el centro y el norte de Corea del Sur, informaron hoy medios locales.

El número de fallecidos en un suburbio del sur de Seúl a causa de un corrimiento de tierra aumentó hoy a 17, después de que en las últimas horas las autoridades, que en un principio habían informado de cinco víctimas mortales, confirmaran la muerte de otros doce residentes sepultados por el lodo.

Además, una avalancha de lodo ha provocado tres muertos y dos heridos en una imprenta de la ciudad de Paju, 30 kilómetros al norte de Seúl.

En la provincia de Gyeonggi la crecida de un río ha dejado al menos seis fallecidos, que se suman a las trece personas que perdieron la vida en la madrugada de ayer en Chuncheon, a unos 100 kilómetros al este de Seúl, por otro alud que sepultó un hostal y varias casas.

Ante el peligro de inundaciones y desprendimientos de tierra, las autoridades han ordenado la evacuación de residentes en seis zonas de la provincia de Gyeonggi (noroeste), donde ya han tenido que abandonar sus hogares unas 4.700 personas.

Las lluvias, que han desbordado ríos y provocado inundaciones y desprendimientos, han dejado a unas 620 personas sin hogar y más de 66.000 viviendas sin luz en diferentes puntos del país, además de provocar cortes en internet y en las redes de telefonía móvil.

En Seúl, las lluvias han causado aludes en montes, inundado diferentes puntos de la ciudad y elevado peligrosamente el nivel del río Han, el mayor de la capital, lo que ha provocado el corte de las principales carreteras vecinas, informó la televisión KBS.

La Administración Meteorológica de Corea (KMA) ha pronosticado otros 250 milímetros de lluvia entre hoy y mañana, viernes, en Seúl, donde entre el martes y el miércoles las precipitaciones superaron los 400 milímetros, y en otras zonas del centro del país.

La lluvia acumulada desde esta semana en Seúl podría superar los 700 milímetros, la mitad de la precipitación media anual en la capital surcoreana.