El economista y exministro ecuatoriano Pedro Páez afirmó hoy que los países de la región tienen que trabajar para crear un Banco del Sur, una moneda común y un Fondo Monetario Iberoamericano para lograr la "soberanía" y "controlar sus propias circunstancias".

Páez, presidente de la comisión para el diseño de la Nueva Arquitectura Financiera-Banco del Sur del Gobierno de Ecuador, señaló en un encuentro con la prensa en Montevideo que solo con instituciones financieras creadas y orientadas por "los pueblos" de la región permitirá recobrar la "soberanía sobre el uso de los recursos, sobre el conocimiento y para generar la infraestructura de un mercado continental".

En ese sentido, el economista llamó a la región a instaurar un debate "con seriedad, responsabilidad y rigor analítico para dar alternativas" e impulsar el desarrollo de esas instituciones y para salir del esquema actual de dependencia de organismos ajenos y el uso de monedas extranjeras para los intercambios.

"No es un problema económico, es un problema mental e ideológico que se disfraza de dificultades técnicas. Tendremos que volver a desprivatizar el Estado y definir nuestras propias condiciones", añadió.

Páez sostuvo que los mercados monetarios internacionales, los causantes "por corrupción e ineptitud" de la actual crisis económica, están encargados de "asfixiar todas las formas económicas no ligadas a su lógica".

Este Banco del Sur sería tan sólo una parte de la Nueva Arquitectura Financiera, que también incluiría una moneda regional para el intercambio de mercancías y un Fondo Monetario que sea una "alternativa" a los que existen en la actualidad y que ofrezca "un nuevo esquema del manejo de la liquidez, que esta vez sea multilateral".

Esta nueva forma de atender la economía ofrecería a la región "una solución concreta a problemas concretos", en el contexto de una crisis "en la que se viene lo peor" y para la que América Latina requiere "tener diversidad de acción".

Así, la moneda regional no sería como el euro, sino "una forma de dinero virtual como el que ya emplean los bancos desde hace mucho", y que serviría para reducir "la innecesaria compra de divisas", lo que reduciría "la presión sobre las monedas locales, que tendrían estabilidad".