La adaptación a la altura de esta ciudad es la obsesión del técnico del equipo de España que competirá en el Mundial sub20, quien programó una ligera sesión en el Páramo de Letras, a 3.700 metros.

Julen Lopetegui eligió la pequeña cancha de arena de ese frío sitio para la sesión del martes y los jugadores no afrontaron mayores problemas.

España jugará sus tres partidos de la primera ronda en Manizales, a 2.170 metros de altura.

Lopetegui ha concentrado el trabajo en el tema de la altura para tratar de disminuir sus efectos cuando España enfrente a Costa Rica el domingo en su primer compromiso por el Grupo C.

Ecuador, que se entrenó en Quito, a 2.780 metros, enfrentará a Australia en el otro encuentro en el estadio Palogrande.

El delantero Ezequiel Calvente, admitió que no ha sido fácil acostumbrarse a jugar a en Manizales.

"Nos está costando, pero estamos trabajando muy bien. Comparado con España, se siente (la altura), pero no es una excusa. Estamos trabajando bien, estamos adaptados", declaró al diario La Patria de Manizales del miércoles.

El conjunto español es candidato a marcar la pauta en su grupo.

"No nos sentimos favoritos, la gente espera, pero nosotros vamos paso a paso. Respeto a todos los equipos, es un Mundial y no será fácil, nos costará mucho", expresó Calvente.