El toletero dominicano Albert Pujols mantiene la calidad de su swing y al pegar batazo de cuatro esquinas acaparó los reflectores en la jornada de las Grandes Ligas, y su compatriota David Ortiz no perdió la oportunidad para destacar remolcando cinco carreras.

La recuperación que Pujols ha tenido después de haberse fracturado la mano izquierda ha sorprendido, y desde su regreso al campo de juego el pasado 6 de este mes, ha conectado seis cuadrangulares, el más reciente para iniciar el triunfo de los Cardenales de San Luis, que vencieron 3-1 a los Astros de Houston.

Pujols (23), que se voló la barda en castigo a los lanzamientos del abridor Brett Myers en el primer episodio, ha producido 17 carreras después de la lesión.

El inicialista dominicano superó la serpentina de Myers y le desapareció la pelota llevando a un corredor en el camino, cuando había un out en la pizarra.

Con sus 23 vuelacercas se mantiene tercero en ese apartado en la Liga Nacional, a cuatro del líder, su compañero Lance Berkman, y a ocho de quien posee la marca en las Grandes Ligas, su compatriota José Bautista, de los Azulejos de Toronto, que ha pegado 31 vuelacercas.

En la lomita el cerrador mexicano Fernando Salas (19) se apuntó salvamento en un episodio, dio una base por bolas y ponchó a tres para asegurar la victoria de los Cardenales.

Si Pujols demostró poder, Ortiz pegó cuatro imparables y remolcó cinco carreras para representar el ataque de los Medias Rojas de Boston, que vencieron 13-9 a los Reales de Kansas City, una noche después de haber jugado 14 entradas.

Ortiz hizo cinco viajes a la caja de bateo y pegó en cuatro ocasiones, pero remolcó cinco carreras para representar el ataque de los Medias Rojas, que sumaron 16 imparables.

Con sus cinco impulsadas, el dominicano llegó a 64 carreras remolcadas en lo que va de temporada.

El triunfo fue para el relevo mexicano Alfredo Aceves (6-1) en tres entradas y un tercio, permitió tres imparables y ponchó a tres bateadores rivales.

Aceves concluyó su labor con 52 envíos, 34 de ellos fueron perfectos, y dejó en 3,28 su promedio de efectividad, después de superar a 14 bateadores enemigos. El lanzador mexicano mejoró su marca de por vida a 20-2.

En la derrota el dominicano Aramís Ramírez no perdió la oportunidad de ser protagonista, y se voló la barda, pero los Cachorros de Chicago perdieron 2-3 contra los Cerveceros de Milwaukee.

Ramírez (19) jonroneó en la primera entrada en castigo a los lanzamientos del abridor Chris Narveson.

El dominicano estudió a Narveson y le sacó la pelota del campo, llevando a un corredor en los senderos cuando el serpentinero buscaba el segundo "out" de la entrada.

El guardabosques cubano americano Raúl Ibáñez pegó el primero de cuatro vuelacercas de los Filis de Filadelfia, que vencieron 7-2 a los Gigantes de San Francisco, en el duelo de líderes de división de la Liga Nacional.

Ibáñez (14) conectó batazo de vuelta entera en el primer episodio con dos "outs" en la pizarra y dos corredores en circulación.

El receptor venezolano Yorbit Torrealba pego también jonrón en la cuarta entrada, sin "outs" y dos corredores en base, pero no pudo evitar que los Vigilantes de Texas perdiesen por 8-9 contra los Mellizos de Minnesota.

Torrealba (4) pegó batazo de vuelta entera contra los lanzamientos del abridor Carl Pavano.

Su compañero, el jardinero dominicano Nelson Cruz, se mantuvo productivo al irse perfecto de 3-3 con dos remolcadas. Cruz está pegando 15 de 25 con 12 impulsadas en los pasados seis juegos, para incrementar de .239 a .267 su promedio de bateo.

También con equipo perdedor, el primera base venezolano Jesús Guzmán conectó de cuatro esquinas para los Padres de San Diego, que perdieron 1-6 contra los Cascabeles de Arizona.

Guzmán (3) se voló la barda en el noveno episodio y castigó los servicios de Saunders, a quien le botó la pelota del campo sin corredores en los senderos, con dos "outs" en la pizarra.

En la lomita el cerrador dominicano José Valverde se acreditó el rescate en el triunfo de Tigres de Detroit, que vencieron 5-4 a los Medias Blancas de Chicago.

Valverde (27) lanzó un episodio perfecto, hizo ocho envíos, siete de ellos los colocó en la zona del strike contra tres enemigos para descender del montículo con 3,05 de promedio de efectividad.

El cerrador panameño Mariano Rivera también rescató en el triunfo de los Yanquis de Nueva York, que vencieron 4-1 a los Marineros de Seattle, que perdieron el decimoséptimo partido consecutivo, la peor racha de toda su historia.

Rivera (26) se hizo del rescate en un episodio, ponchando a dos de los tres enemigos que enfrentó, al realizar 11 lanzamientos, nueve perfectos para dejar en 1,83 su promedio de efectividad.

En la nota negativa para los peloteros latinos la volvió a protagonizar Bautista, que recibió un golpe en la cabeza en la derrota por 4-12 de los Azulejos contra los Orioles de Baltimore.

Bautista, que lidera las mayores en el apartado de jonrones, con 31, tuvo que abandonar el juego después de que recibió un golpe en el casco ante los lanzamientos de Jake Arrieta.

Después del impacto, Bautista cayó al césped, los entrenadores de los Azulejos y el piloto de la novena, John Farrell, corrieron a auxiliarlo, mientras él permanecía cerca de la caja de bateo.

Bautista pudo salir del campo de juego sin asistencia, y será observado diariamente para conocer la evolución que tiene la parte de la cabeza afectada por el golpe de la pelota.