Los agricultores franceses minimizaron hoy el saqueo ayer de un camión español con fruta junto a la frontera de La Jonquera (Girona) e insistieron en que sus protestas no van dirigidas contra sus colegas españoles, y que quieren una intervención europea para homologar el coste de la mano de obra.

El responsable del melocotón y la nectarina en la principal asociación profesional del sector, la FNPF, Laurent Ducurtil, explicó hoy a Efe que el saqueo del camión junto al peaje de Le Boulou se limitó a dos palier de la carga, y que el calibre de la fruta no era correcto.

"No impedimos que los camiones circularan" ni "obstaculizaron la entrada de melocotones y nectarinas, subrayó Ducurtil, que señaló que fueron los policías españoles los que los retuvieron en la vertiente española del paso fronterizo cuando se produjo el incidente.

El responsable de la Federación Nacional de Productores de Fruta (FNPF) afirmó que hoy no había piquetes de agricultores franceses en la carretera, y que habían pedido a los servicios antifraude y a las aduanas que realicen controles para verificar que la fruta española es conforme a la normativa.

Una portavoz de la prefectura (delegación del Gobierno) del departamento los Pirineos Orientales indicó hoy a Efe que las fuerzas del orden francesas estaban presentes cuando se desvalijó el camión español, pero señaló no saber si se abrió un procedimiento ni dio más precisiones sobre si hubo alguna intervención.

El Ministerio de Agricultura no quiso comentar los hechos ni tampoco la prefectura, que remitió a los servicios antifraude, cuyos responsables llevaban a cabo controles durante esta mañana.

Ducurtil, que esta tarde participa en Perpiñán en una reunión con otros representantes de los productores de melocotón y nectarina, insistió en que no están "contra los agricultores españoles" sino que quieren "que reaccione Europa".

"Hay un verdadero problema con el coste del trabajo en Europa" porque mientras el coste de la mano de obra en el campo es de 12 euros por hora en Francia, en España es muy inferior y "deben aumentar", argumentó antes de concluir que "los agricultores españoles están en la misma situación" que ellos.

En respuesta a las demandas de sus productores, el Ejecutivo francés puso en marcha -a través de sus servicios antifraude- el pasado día 8 una campaña de controles de los camiones, y empezaron por el departamento de los Pirineos Orientales, fronterizo con España, y primera puerta de entrada de la producción española.