Los Estados miembros de la ONU aprobaron hoy una resolución en la Asamblea General en la que se comprometieron a luchar contra el desempleo juvenil y a velar por que los más jóvenes encuentren trabajos "decentes y productivos".

En la clausura del encuentro de alto nivel mantenido con motivo del Año Internacional de la Juventud, los representantes de los países miembros del organismo adoptaron un texto en el que fijan como meta aplicar estrategias que den una oportunidad real de encontrar trabajo a los más jóvenes.

En la resolución, la Asamblea General de la ONU exhorta a la comunidad internacional a "prever y contrarrestar las consecuencias sociales y económicas negativas de la globalización y tratar de obtener beneficios para los jóvenes".

"Reafirmamos nuestra determinación a prestar una atención prioritaria a la promoción de los jóvenes y sus intereses, y a hacer frente a los retos que obstaculizan su desarrollo, en particular por medio de la erradicación de la pobreza, la promoción del crecimiento económico sostenido, el desarrollo sostenible y el empleo pleno y productivo", subraya el texto.

Además, destaca "la necesidad de que se siga trabajando para promover los intereses de la juventud, incluido el pleno disfrute de sus derechos humanos, prestándoles apoyo en la realización de su potencial, el desarrollo de su talento y la superación de los obstáculos a los que se enfrentan".

Según los datos de la ONU, la tasa de paro juvenil mundial pasó del 11,9 % en 2008 al 13 % en 2009, el mayor incremento anual registrado y con el que se contabilizaron 81 millones de desempleados jóvenes en el mundo.

La resolución, negociada durante las últimas semanas por los Estados miembros de la ONU, da también un papel más importante a los jóvenes en la comunidad internacional y pide a los Gobiernos que los protejan de los efectos del terrorismo, del tráfico humano y de la discriminación sexual y de género, entre otros asuntos.

Pide, por ejemplo, que se garantice el acceso de estos, sin discriminación, a sistemas de salud y que se preste atención a la salud reproductiva, así como a las medidas para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, en particular el sida.

En la apertura del encuentro de alto nivel el lunes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a los Gobiernos que inviertan más en los jóvenes para que disfruten de "mayores oportunidades" y sobre todo puedan encontrar "empleos dignos".

"La comunidad internacional debe trabajar para expandir los horizontes de oportunidades para los jóvenes y responder a sus legítimas demandas por un trabajo digno y decente", señaló entonces Ban, quien aseguró que "no invertir en la juventud es crear una economía falsa".

El máximo responsable de la ONU reconoció que "la crisis económica mundial y las medidas de austeridad que aplican numerosos países restringen las oportunidades" de los más jóvenes y recordó a los gobernantes que no se olviden de un segmento de la población que ha demostrado jugar un gran papel de cambio en el mundo.

En el encuentro en Naciones Unidas, que llevó por título "Juventud: Diálogo y entendimiento mutuo", participaron centenares de jóvenes, representantes gubernamentales y de organizaciones juveniles, que celebraron varios debates sobre los desafíos a los que se enfrentan hoy en día los más jóvenes. EFE