Un grupo de inmigrantes con y sin documentos ha demandado al estado de Alabama aduciendo que la nueva ley inmigratoria los sujetaría a hostigamiento y a individuación racial.

Los demandantes — dos inmigrantes sin documentación, dos inmigrantes mexicanos que son ciudadanos estadounidenses y la esposa de un trabajador sin documentación — dicen que la ley viola las disposiciones de la Constitución de Alabama que estimula la inmigración.

"Nuestra posición es que esa gente tiene derechos individuales que no pueden ser pisoteados por la legislatura de Alabama", dijo Thomas Drake, un abogado de Cullman que representa a los demandantes.

Una declaración del procurador general de Alabama, Luther Strange, dijo que revisaba la denuncia y que defenderá la ley "enérgicamente".

Firmada por el gobernador Robert Bentley el 9 de junio, la nueva ley inmigratoria penaliza al extranjero sin documentación en Alabama y permite a la policía detener a las personas sobre las que tenga una "sospecha razonable" de que están ilegalmente en el país. La ley también penaliza dar transporte a los inmigrantes sin documentación y requiere a los distritos escolares revisar la situación inmigratoria de los estudiantes que se inscriben.

La ley se basa en el modelo de la ley inmigratoria de Arizona, partes de la cual han sido bloqueadas por la justicia federal.

Una coalición de grupos e individuos interpuso una demanda este mes ante un tribunal federal en Huntsville para bloquear la aplicación de la ley aduciendo que viola la supremacía federal y los derechos constitucionales.