El centenario hospital militar estadounidense Walter Reed, en el que murió el presidente Dwight Eisenhower y recibieron cuidados muchos otros inquilinos de la Casa Blanca y soldados heridos cerró hoy sus instalaciones en Washington.

El histórico centro, que comenzó a operar en el año 1909 y se trasladará al estado de Maryland, contiguo a la capital, ha atendido a cientos de miles de soldados desde la I Guerra Mundial, hasta la de Vietnam y los conflictos recientes de Irak y Afganistán.

Susan Eisenhower, nieta del presidente fallecido en el Walter Reed, quien recuerda haberle llevado a su abuelo un pastel de cumpleaños pocos meses antes de su muerte en 1969, lamentó hoy en declaraciones a la prensa local el cierre del que describió como "una parte importante" de la historia estadounidense.

Otro de los ilustres personajes que recibieron tratamiento en el centro fue Richard Nixon, quien estuvo hospitalizado durante dos semanas a raíz de una infección de estafilococos cuando era vicepresidente de EE.UU.

Su internamiento quedó inmortalizado en una foto en blanco y negro de 1960 en la que Nixon, en su cama del hospital y con un pijama de cuadros, recibe la visita de los senadores Lyndon Johnson y Everett Dirksen.

Los periódicos estadounidenses recuerdan hoy que el Walter Reed propició también numerosos romances durante la guerra de Vietnam, cuando muchas de las enfermeras que trabajaban en el centro contrajeron matrimonio con los soldados a los que atendían.

El hospital debe su nombre al general Walter Reed (1851-1902), un médico del Ejército de Tierra cuyas investigaciones dieron un nuevo empuje al campo de la epidemiología y la biomedicina.

Una comisión gubernamental ordenó su cierre en el año 2005, al considerar que las instalaciones ya estaban vetustas y como parte de una campaña más amplia de reducción de costes.

Dos años más tarde, una investigación realizada por el diario The Washington Post reveló una pobre atención y una enorme burocracia en el centro, lo que provocó mejoras tanto en el Walter Reed como en el resto de instalaciones hospitalarias militares.