El ministro francés de Finanzas, François Baroin. EFE/Archivo