La vida de excesos, violencia y corrupción del hijo mayor de Sadam Hussein llega a los cines de Estados Unidos el próximo viernes con el drama "The Devil's Double", una cinta narrada desde la perspectiva de quien fuera obligado a ser su doble, Latif Yahia.

Apodado "príncipe negro" o "lobo", Uday falleció en 2003 durante la guerra de Irak y pasó a la posteridad marcado por numerosos episodios de crueldad y abusos que llevaron incluso a que su padre, Sadam, mermara sus poderes dentro de la estructura gubernamental.

El filme dirigido por el neozelandés Lee Tamahori ("Die Another Day", 2002) se basó en la biografía de Yahia recogida en un libro que presta su nombre a la película, si bien la producción no pretendió ser un relato sobre el personaje sino que tomó como referencia sus vivencias para crear un largometraje propio del género mafioso.

"Algunas cosas que aparecen en la película ocurrieron de verdad, otras son licencias artísticas, pero hubo que rebajar la intensidad de algunos hechos por perturbadores", comentó a Efe el protagonista de la cinta, el británico Dominic Cooper ("An Education", 2009).

El actor interpretó a los dos personajes principales del filme, Uday y Latif, que construyó gracias a un diferente tono de voz, ayudado por el maquillaje y algunos elementos como unos dientes postizos o ligeros cambios de estilismo.

"Eran pequeñas cosas pero estaban muy pensadas, me ayudaban a entrar en el estado mental de quien era en cada momento", indicó Cooper que alternó ambos personajes constantemente.

"Grabábamos las secuencias todas seguidas, en el mismo día, por temas de localización y presupuesto. Fue una locura cambiar de uno a otro, aunque me encantó ese caos", manifestó.

"The Devil's Double" comienza antes de la invasión a Kuwait en el momento que Uday exige a Latif, un soldado al que conoce desde que eran niños, que sea su "fiday", su doble físico con el fin de reducir el riesgo de exponerse a atentados.

Torturado, Latif acepta el encargo, se comunica a su familia que ha fallecido y se traslada a la residencia de Uday convertido en testigo de sus actividades, hasta que no puede más.

"(Uday) Mató al mejor amigo de su padre (Sadam), iba a buscar niñas a los colegios (para abusar de ellas) e irrumpió en una boda (para llevarse a la novia)", afirmó Cooper quien pasó tiempo con Yahia para conocer de primera mano aspectos de su vida y de su relación con Uday Hussein.

Según contó el actor, Yahia vio por primera vez la película con él en el Festival de Cine de Berlín, una experiencia que fue "conmovedora y perturbadora" para el exdoble de Uday quien por momentos "no podía respirar".

Yahia, quien aún a día de hoy se oculta por miedo a represalias en algún lugar de Europa, asesoró a Tamahori durante el rodaje que tuvo lugar íntegramente en la mediterránea isla de Malta.

Cooper reconoció que, a pesar de "despreciar a Uday" y el trastorno que supuso meterse en un personaje como ése, se lo pasó mucho mejor haciendo ese papel que el de Latif.

"Fue estimulante, porque podías hacer cualquier cosa, era salvaje, espontáneo. De hecho, dije que iba a improvisar parte de las escenas porque él era extremo. Eso fue muy divertido. También me doy cuenta de que fue un alivio ser Latif al mismo tiempo porque habría sido agotador haber sido Uday todo el rato", confesó Cooper.

Su trabajo en "The Devil's Double" le permitió aprender más sobre cómo era Irak en la década de los 80, un país en el que "había opulencia y extravagancia" y tenía un buen "sistema educativo y sanidad" pero en el que no se podía decir "una palabra contra el Gobierno".

"A mi modo de ver (Sadam) tenía que irse", afirmó Cooper, que insistió en que la película no toma una posición política.

A sus 33 años, Dominic Cooper está realizando una transición de películas más independientes a superproducciones que podrían convertirle en una estrella de Hollywood.

En 2008 se le vio en "Mamma Mia!" y después de dos dramas que recibieron buena crítica pero escasa acogida en la taquilla de EEUU ("The Duchess", 2008 y "An Education", 2009) ha estrenado este mes "Captain America: The First Avenger" y estará en "Abraham Lincoln: Vampire Hunter", adaptada por Tim Burton, el año que viene.

"No sé qué implicaciones tendrá todo eso. Soy muy feliz siendo bastante anónimo, espero que eso no cambie pero, si es así, tendré que portarme mejor", bromeó.