El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, afirmó hoy en Ciudad de México que la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico es "desigual", pero que ya se ven progresos en ella gracias a la cooperación internacional.

El mandatario guatemalteco, que inició hoy una visita de Estado a México, señaló durante la ceremonia de bienvenida que le ofreció su homólogo mexicano, Felipe Calderón, en la residencia oficial de Los Pinos, que "se está avanzando en esa lucha tan desigual contra el crimen organizado".

Dijo que valora "enormemente" las constantes llamadas que intercambia con Calderón para discutir temas de seguridad, una comunicación que también es "permanente" entre los ministros encargados de las carteras de seguridad en ambos países.

Sin embargo, Colom sostuvo que si México, Guatemala y el resto de Centroamérica se unen "esa lucha no va a ser tan desigual".

El jefe de Estado, acompañado de varios de sus ministros, aseguró que los resultados de la lucha contra el crimen organizado "están a la vista".

Al respecto, refirió la captura hoy en Guatemala de un "importante" delincuente, cuya detención se realizó esta madrugada y al que no identificó.

"Ya estamos ahí trabajando para identificarlo", dijo.

Además, manifestó que durante la gestión de Calderón, México y Guatemala han fortalecido sus relaciones bilaterales en "casi a todo nivel".

En este sentido, celebró que los países hayan logrado ya la interconexión eléctrica, un "paso importante" que además "va a garantizar también a El Salvador y Honduras el flujo eléctrico", indicó.

Asimismo, Colom aseguró que México y Guatemala tienen "una coincidencia de actitud" con relación al fenómeno migratorio.

De otra parte, agradeció la solidaridad "automática" del Gobierno mexicano "en los momentos críticos".

"Esa solidaridad que yo viví durante casi siete años con nuestros refugiados en (los estados de) Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo" y durante los estragos que dejó la tormenta tropical "Agatha" de mayo de 2010, refirió.

El gobernante centroamericano sostendrá una reunión con Calderón, al término de la cual juntos ofrecerán un mensaje a la prensa.

Después Colom visitará el Senado mexicano, asistirá a una comida de honor que le ofrecerá Calderón y en la tarde recibirá las llaves de Ciudad de México de parte del alcalde de la urbe, el izquierdista Marcelo Ebrard.