Las utilidades de la aerolínea LAN cayeron el segundo trimestre en 74% respecto al mismo periodo del año anterior debido en parte a pérdidas estimadas en 18 millones de dólares por las alteraciones en sus vuelos por las cenizas del volcán Caulle.

En ese periodo las utilidades de la empresa chilena alcanzaron a 15,9 millones de dólares. Pero por efecto de los buenos resultados en el primer trimestre la empresa registró ganancias por 113 millones de dólares en la primera mitad del año.

No obstante la baja en las ganancias por los efectos de la ceniza de la erupción volcánica, las ventas de la aerolínea se incrementaron en 29% y alcanzaron a 1.332 millones de dólares, como resultado de un aumento en 32% del transporte de pasajeros y de 26,3% de carga.

El balance divulgado la víspera por la compañía aérea, que tiene filiales en Argentina, Perú, Ecuador y recientemente en Colombia, señaló que "la compañía se vio impactada por la pérdida de 11 millones de dólares, relacionada con el inicio de la operación en Colombia, como también con la presencia de las cenizas volcánicas que afectaron el tráfico aéreo en parte de la región durante junio, impactando en 18 millones de dólares en pérdidas".

La empresa señaló que sus resultados operacionales se vieron afectados asimismo por el alza en 46,3% de los combustibles, lo que generó mayores costos por 142,9 millones de dólares.

Durante este año LAN debió pagar 66 millones de dólares e n Estados Unidos por una acusación de confabulación en los precios del transporte de carga.

El tráfico aéreo en el cono sur, así como en Australia y Nueva Zelanda, fue alterado por la nube de cenizas que desprendió la erupción del cordón volcánico a partir del 4 de junio. Incluso este martes los vuelos en el aeropuerto capitalino de Buenos Aires debieron ser suspendidos por algunas horas.

El último informe el martes del Servicio Nacional de Geología y Minería, Sernageomín, señaló que "la actividad eruptiva del Cordón Caulle continúa con baja intensidad" y que la pluma que desprende tiene una extensión mínima de 100 kilómetros en dirección sureste, hacia territorio argentino.

El organismo, que mantiene una permanente vigilancia de la actividad eruptiva del volcán de 2.000 metros de altura, señaló que la columna de ceniza es de unos dos kilómetros de alto.