Las ganancias trimestrales de la automotriz Nissan cayeron 20%, menos de lo esperado, debido a que la empresa recibió una paliza por el sismo y maremoto de marzo en Japón que interrumpieron su producción y destruyeron concesionarias, informó el miércoles.

Un aumento en el yen y en los costos de los materiales también arrastraron a las ganancias netas de la empresa en el primer trimestre a 85.000 millones de yenes (1.000 millones de dólares) desde 106.600 millones de yenes (13.710 millones de dólares) que reportó entre abril y junio del año pasado.

Pero el jefe ejecutivo de Nissan, Carlos Ghosn, dijo que los números muestran que la fabricante del auto eléctrico Leaf y de los modelos de lujo Infiniti se mantienen a pesar de las tremendas probabilidades en contra.

El sismo de magnitud 9,0 del 11 de marzo al norte de Japón destruyó a abastecedores clave de componentes, interrumpiendo la producción en todas las automotrices japonesas.

Pero la producción de Nissan se ha estado recuperando más rápido que la de sus rivales y directivos de la empresa reconocen que ha sido más rápido de lo que ellos mismos esperaban.

El resultado también superó las expectativas. Un sondeo de la forma FactSet destaca que los analistas esperaban una ganancia de 55.000 millones de yenes (705 millones de dólares).

Nissan, la segunda automotriz más grande de Japón, vendió 1,056 millones de unidades en el primer trimestre, 10,6% más respecto del año pasado.

Las ventas trimestrales subieron 1,6% a 2,08 billones de yenes (26.700 millones de dólares).