El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, anunció hoy nuevas medidas para frenar la apreciación del real, que cotiza en máximos históricos frente al dólar, consistentes en una mayor regulación del mercado de futuros y derivados, además del cobro de un impuesto sobre operaciones especulativas.

Mantega explicó que se establece el cobro de un impuesto sobre operaciones financieras (IOF) del uno por ciento cuando la posición de venta supere la posición de compra, con la intención de limitar las prácticas especulativas.

"Están apostando que el dólar se va a depreciar y ganan cuando eso sucede. Es como si ejercieran una presión vendedora (...) Estamos estableciendo un IOF sobre la posición vendida que sobrepase la posición comprada. La medida dificulta la especulación", declaró el ministro en una rueda de prensa en Brasilia.

El ministro detalló que las "operaciones casadas", aquellas en las que coincide la posición de venta y la de compra, estarán exentas del pago del impuesto, que describió como "un peaje" que penaliza "las posiciones vendidas en exceso".

Las medidas, que entraron en vigor hoy tras haber sido publicadas en el Diario Oficial, han sido adoptadas después de que el dólar reculara ayer por sexto día consecutivo y cerrara con una cotización promedio de 1,534 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.

El valor del dólar es el más bajo desde 1999, cuando el real inició la fluctuación libre después de cuatro años de un sistema de bandas cambiarias.

La fuerte revalorización del real, que merma la competitividad de la economía brasileña, ha despertado la preocupación del sector industrial, lo que ha obligado al Gobierno a tomar medidas contra la fuerte apreciación de la divisa nacional.

De otro lado, Mantega señaló que el Consejo Monetario Nacional "estará autorizado a regular el mercado de capitales derivados".

El ministro agregó que el organismo "está recibiendo poderes adicionales" para ejercer un mayor control sobre las operaciones de futuros y derivados con el objetivo de dar "seguridad y solidez" al mercado.

En primer lugar, precisó que a partir de ahora todas las operaciones realizadas, incluidas las ejecutadas a través de intermediación, deberán ser registradas.

"(La medida) obliga a todas las operaciones a ser registradas. Vuelve transparente la operación", dijo el titular de la cartera de Hacienda, quien añadió que el Consejo podrá determinar además el margen de seguridad que deberá ser depositado en las operaciones.

"Podremos exigir un depósito de margen mayor y limitar el apalancamiento", dijo el ministro.