Un atacante suicida con explosivos ocultos en su turbante mató el miércoles al alcalde de Kandahar apenas dos semanas después de que el poderoso hermanastro del presidente Hamid Karzai fuese muerto en la sureña provincia que es clave para la guerra.

El alcalde Gulam Haider Hamidi, de 62 años, es la tercera figura influyente del sur de Afganistán en ser asesinada en apenas dos semanas, lo que despertó temores de un aumento de la violencia tras la muerte de Ahmed Walid Karzai. El Talibán se ha atribuido los tres ataques, pero el área está plagada de rivalidades tribales y actividad delictiva y no era seguro aún quiénes eran los responsables.

Walid Karzai fue baleado en su casa en Kandahar el 12 de julio, lo que dejó un vacío de poder en el área y asestó un duro golpe al poder del presidente y a la estabilidad del sur, donde el Talibán tiene más influencia.

Cinco días más tarde, un pistolero mató a Jan Mohammad Khan, un asesor del presidente sobre asuntos tribales y ex gobernador de la provincia de Uruzgan, también en el sur. Un parlamentario fue asesinado también en el ataque del 17 de julio en la casa de Khan en Kabul.

El vocero del Talibán, Qari Yousef Ahmadi le dijo el miércoles a la Associated Press que el grupo mató al alcalde de Kandahar porque éste había ordenado la destrucción de algunas casas que funcionarios de la ciudad decían habían sido construidas ilegalmente.

Ahmadi dijo que el Talibán mató al alcalde para vengarse de la muerte de dos niños durante la demolición.

El gobernador de Kandahar, Tooryalai Wesa, dijo que los dos niños murieron accidentalmente cuando una topadora demolió la casa en la que estaban.

El alcalde, que tenía 65 años, había sido mencionado como un posible reemplazo del hermanastro del presidente.

La explosión del miércoles ocurrió en un edificio gubernamental en el corazón de la ciudad de Kandahar.

Zalmai Ayubi vocero del gobernador provincial de Kandahar, afirmó que un civil también murió y que otro civil y un guardia de seguridad sufrieron heridas pro la explosión.

"El atacante suicida colocó los explosivos dentro de su turbante. Tan pronto como el alcalde vino a trabajar, el agresor detonó sus explosivos", afirmó el subjefe de la policía de la provincia de Kandahar, Sher Shah Yousafzai.

El legislador de la cámara alta del Parlamento Bismula Afghan Mal confirmó el asesinato del alcalde.

Funcionarios de la policía de Kandahar indicaron que Hamidi viajaba el martes hacia un distrito en la ciudad donde había una disputa en torno a la construcción de casas. La policía dijo que el agresor se infiltró en el grupo que llegó el miércoles para conversar con el alcalde sobre el tema.

Durante sus cuatro años como alcalde, Hamidi se había vuelto el enemigo del Talibán y de grupos y personas involucrados en actividades delictivas.

Tanto el nuevo embajador de Estados Unidos en Afganistán, Ryan Crocker, como el general John Allen, nuevo comandante para las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán condenaron el asesinato.