Al menos doce personas fallecieron en las últimas horas por los disparos de las tropas sirias en la localidad de Kanaker, en la provincia oriental de Rif Damasco, denunciaron hoy varios grupos opositores.

Los Comités Locales de Coordinación indicaron en su página de Facebook que "doce mártires y más de 300 detenidos fueron el resultado de la invasión de la ciudad por el Ejército sirio y las fuerzas de seguridad".

Según este grupo opositor, que previamente identificó a ocho fallecidos, entre ellos un niño de once años, las fuerzas de seguridad ya se han retirado del centro de la localidad.

La campaña militar comenzó anoche, cuando carros de combate del Ejército comenzaron a colocarse en las distintas entradas del pueblo, señaló "La Revolución Siria 2011".

La red Flash afirmó, por su parte, que las mezquitas de Al Emari y Al Salam en Kanaker se han convertido en hospitales improvisados que reciben a los heridos.

También en otras localidades de la provincia de Rif Damasco, escenario de grandes protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, se han producido hoy incidentes.

En Harasta, el funeral del manifestante Mahmud Qasem, que murió por el ataque de "matones" del régimen sirio, se convirtió en una multitudinaria protesta.

Mientras, en la localidad de Nabak, unas 300 personas se manifestaron en apoyo a las familias de Kanaker.

Desde el inicio de las protestas, han perdido la vida 1.500 civiles y más de 367 efectivos de la Policía y del Ejército, según la ONG el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.