La Federación Agraria Argentina (FAA) se movilizó hoy hacia una carretera que comunica con Brasil para "vigilar y denunciar" el ingreso de carne porcina brasileña por medio de un "chancho-ducto" que perjudica a los productores locales.

Los manifestantes realizaron "un corte simbólico" del puente que comunica a las ciudades argentinas de Rosario y Victoria, por donde ingresa buena parte de las mercaderías que provienen de Brasil, indicaron portavoces de la entidad.

"No podemos permitir más que haya un cancho-ducto por el que llegan animales de otros países porque eso nos lleva a la desaparición de pequeños y medianos productores, mientras que las grandes industrias hacen negocios fenomenales", advirtió el titular de la FAA, Eduardo Buzzi, en un comunicado.

Según el vicepresidente de la entidad, Omar Barchetta, Argentina importa cerdo desde Brasil y Chile, con un aumento registrado en volumen en el último año.

"Estamos importando cinco millones de toneladas por mes (de carne porcina). Los productores argentinos tienen problemas para vender porque el mercado está inundado con carne de Brasil", enfatizó Barchetta en declaraciones radiales.

El vicepresidente de la FAA admitió que el kilogramo de cerdo brasileño se importa "a un 30 por ciento menos del valor en relación al cerdo argentino" porque el país vecino "subsidia la alimentación de los cerdos", lo que hace que tengan "precios más competitivos" que los locales.

Los productores distribuyeron panfletos y controlaron que no ingresaran camiones con carne porcina del exterior durante la protesta, que mantuvo el tránsito bloqueado durante unas tres horas en el puente que une las provincias argentinas de Santa Fe y Entre Ríos.

La Federación Agraria Argentina, una de las cuatro grandes patronales agropecuarias del país, sostiene que "la sustitución de producción porcina argentina por carne brasileña" al calor de una "mala política" del Gobierno de Cristina Fernández afecta a unos 50.000 productores.

"Para colmo, la presidenta (Fernández) se monta en el verso del 'cerdo para todos'", ironizó Buzzi días atrás en referencia al plan lanzado hace unos meses por la mandataria para la provisión de carne porcina a precios más baratos para el consumo popular.

"Si es más conveniente traer carne de cerdo de Brasil o más barato, ¿por qué eso no tiene su correlato en las góndolas de los supermercados? Los consumidores están pagando más cuando deberían pagar menos", cuestionó hoy Ciriaco Fortuna, dirigente de la FAA, en declaraciones radiales.

Las patronales agropecuarias argentinas, que reúnen a unos 290.000 productores, están en conflicto con el Gobierno desde 2008, cuando el Parlamento debatió un proyecto oficial de impuestos móviles a las exportaciones de granos, iniciativa que finalmente fracasó.

En lo que va de este año, Fernández ha lanzado planes de provisión a bajos precios de "milanesas" (filetes empanados), pescado y cerdo, todos con el lema "para todos", y en último caso con un comentario sobre las supuestas "propiedades afrodisíacas" de la carne porcina.