Una misión de Amnistía Internacional (AI) expresó hoy su preocupación por los embarazos entre adolescentes y por la "altísima" impunidad en casos de violencia doméstica y de violencia sexual contra niñas y mujeres en Nicaragua, situación que catalogó de "epidemia".

"Amnistía está preocupada porque Nicaragua tiene indicadores muy negativos de embarazos entre adolescentes, de violación, de falta de recursos adecuados, altísima impunidad para casos de violencia doméstica y casos de violaciones", dijo a periodistas el director de AI en Venezuela, Marcos Gómez.

Según Gómez, Nicaragua sufre una "epidemia" de violencia contra las niñas y mujeres.

"En Centroamérica, Nicaragua tiene el índice más alto de agresiones a la mujer", señaló el funcionario, que sin embargo no ofreció datos precisos.

La delegación del organismo internacional inició el lunes una visita de cinco días a Nicaragua, en la que aspira reunirse con todos los candidatos a la Presidencia y al Parlamento para expresarles su preocupación sobre la situación de los derechos humanos en este país.

Un estudio de AI publicado en 2010 indicó que entre 1998 y 2008 las autoridades nicaragüenses registraron 14.377 casos de violación y abuso sexual, de los cuales 9.695 fueron cometidos contra menores de 17 años.

En ese estudio, ese organismo criticó al Gobierno de Daniel Ortega por disolver, en 2007, el Consejo Nacional de Atención y Protección Integral a la Niñez y la Adolescencia, "único espacio formal" que existía para "elaborar y coordinar respuestas a la violencia contra niños y niñas".

Gómez advirtió, además, que en Nicaragua "hay niñas y mujeres muriendo" y criticó que incluso "tienen que hacer huelga de hambre para exigir justicia" e "igualdad de oportunidades".

La jefa de la delegación de AI, la mexicana Guadalupe Marengo, dijo este martes a Efe que en Nicaragua perciben "retrocesos" en la erradicación de la violencia sexual contra niñas y mujeres.

Este miércoles, Gómez y la directora de AI en Noruega, Patricia Kaatee, quien también dirige la campaña mundial por los derechos de la mujer, se reunieron con el candidato a la Presidencia por la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI), Fabio Gadea.

El jefe de campaña de la alianza PLI, el diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), Eliseo Núñez, expresó su preocupación de que en los comicios presidenciales de noviembre en Nicaragua pueda "estallar la violencia" y se use a menores de edad para obtener impunidad.

La delegación de AI también sostuvo hoy encuentros con magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

AI reafirmó que ni Daniel Ortega, candidato a la reelección presidencial, ni los funcionarios públicos de Nicaragua han aceptado la invitación de reunirse con la misión del organismo internacional.

Ortega "una vez se reunió con Amnistía" en Londres "y, bueno, nosotros lo recibimos en nuestra casa y queremos que él nos reciba ahora", indicó Gómez.

Durante su visita a Nicaragua, Amnistía espera impulsar un "plan efectivo" de derechos humanos, y demandar a los candidatos en las elecciones del 6 de noviembre un compromiso para frenar los abusos contra los activistas de derechos humanos y los ataques a la libertad de expresión.

La misión, encabezada por Marengo, directora adjunta del Programa Regional para América de AI, está integrada además por los investigadores de ese organismo para Centroamérica, Esther Major y Jeremy Bloom, y por el auxiliar de acción para la región, Vittorio Infante.

También por los directores de AI de España, Esteban Beltrán; Noruega, Patricia Kaatee; y Venezuela, Marcos Gómez.