La Fiscalía General acusó a un importante político por su presunta participación en el asesinato en 2002 del subdirector del diario La Patria, Orlando Sierra, conocido por sus denuncias de corrupción, se informó el miércoles oficialmente.

La Fiscalía imputó a Francisco Ferney Tapasco como autor intelectual del crimen de Sierra, perpetrado el 30 de enero de 2002 en Manizales, en el departamento de Caldas, a 165 kilómetros al noroeste de Bogotá, según explicó la oficina de prensa del ente investigador.

Tapasco, de 58 años, fue diputado en los años 70 y hasta fines de los 90 de la asamblea departamental de Caldas y directivo por el Partido Liberal en esa región. Está detenido en La Picota, una cárcel del sur de Bogotá, pagando una condena de siete años por vinculación a grupos paramilitares.

Sierra, de 42 años, recibió dos tiros en la cabeza en momentos en que ingresaba a las instalaciones del diario en compañía de su hija menor de edad.

En la misma decisión sobre el caso de Sierra, la Fiscalía archivó la investigación que por el asesinato del periodista llevaba en contra del hijo del político: el ex congresista Dixon Tapasco, de 42 años.

En entrevista telefónica, Dixon Tapasco negó cualquier vinculación de él o su padre y dijo que la decisión de vincularlos al caso "fue más una presión, una respuesta a la presión (mediática) que a la búsqueda de la verdad".

Insistió en que su padre también saldrá limpio de la investigación y se lamentó de que el autor material del asesinato de Sierra, el sicario Carlos Soto, hubiera sido asesinado en 2008, poco después de salir de prisión. Soto "era la persona que podía aclarar quién lo contrato" para matar al comunicador, dijo.

En la columna de opinión "Punto de encuentro", publicada en La Patria, Sierra, quien era el subdirector del diario, lanzaba semanalmente duras críticas contra la clase política del departamento de Caldas.

Nicolás Restrepo, director de La Patria, dijo en diálogo telefónico que la decisión contra Francisco Tapasco "es lo que estábamos esperando desde hace tiempo".

Advirtió que esperaba que las pruebas contra Tapasco fueras sólidas "para poder saber realmente quién mató a Orlando (Sierra)".

Según Restrepo, "yo no veo otro motivo" para el asesinato de Sierra que su oficio de periodista.

José Eustorgio Colmenares, vicepresidente para Colombia del Comité de Libertad de Prensa de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el caso del asesinato de Sierra ha sido "emblemático para nosotros".

Al periodista lo asesinaron "porque era un editorialista bastante crítico de la corrupción en esa región del país", agregó Colmenares, también director del diario La Opinión, de la ciudad de Cúcuta, a 400 kilómetros al noreste de la capital colombiana.

Colmenares precisó que en lo que va corrido del año, en Colombia han sido asesinados dos periodistas. Advirtió, sin embargo, que no está claro si sus muertes tuvieron relación directa con su profesión.

Entre 1993 y 2007, según la SIP, fueron asesinados en Colombia 125 periodistas, de los cuales se comprobó que al menos 57 casos estuvieron relacionados con el oficio.

En 2010, la SIP reportó el caso del asesinato por motivos de su oficio el periodista Clodomiro Castilla, de 50 años, quien era conocido por denunciar el accionar del paramilitarismo y sus alianzas con elites regionales fue acribillado en su residencia en la región de Córdoba, en el noroeste del país.