Ahora que está a punto de arrancar otra edición de la Copa Mundial Sub20 en Colombia, vale la pena ver el ejemplo de Uruguay. ¿Cómo una selección que hasta hace poco vivía de las glorias del pasado empleó las categorías inferiores para volver a brillar?

Cada vez que le preguntan sobre los éxitos recientes del fútbol uruguayo, Oscar Tabárez se refiere de inmediato a un proyecto de trabajo que puso en marcha desde que asumió las riendas de la selección mayor.

El nombre del proyecto destila a burocracia: "Institucionalización de Procesos de Selecciones y de Formación de los Futbolistas", de acuerdo con Tabárez.

Uruguay acaba de proclamarse campeón de la Copa América, corolario de una sucesión de éxitos de la "Celeste".

A ver: cuarto puesto en la Copa Mundial de Sudáfrica 2010; un segundo lugar en el Mundial Sub17 de México el mes pasado y la clasificación a los Juegos Olímpicos del año próximo, un torneo que Uruguay no disputa desde Amsterdam 1928.

Los jóvenes que ahí se forman tienen que estudiar, saber de fútbol y competir", explicó Tabárez durante el curso de la Copa América. "Tratamos de adaptarnos a la realidad mundial y así aparecieron los (Edinson) Cavani, (Martín) Cáceres, (Nicolás Lodeiro, (Abel) Hernández, (Sebastián) Coates y otros que tenemos en carpeta y que es una cuestión de oportunidad".

"Los juveniles van a los torneos a clasificar y eso nos llena de orgullo así como también el hecho de que los jugadores formados en esos procesos lleguen a la mayor. Lo vimos en otros países y es lo que estamos llevando a cabo con las condicionantes que tenemos como país y con la impronta de que es imprescindible mantener este trabajo", añadió.

El Sub20 que se pondrá en marcha el viernes será el tercero consecutivo para Uruguay.

"Nos exige aún más asumir la responsabilidad. Es un momento mágico que nos motiva para trabajar con seriedad y de la mejor manera. Iremos partido a partido, el objetivo es llegar a lo más alto", declaró el técnico Juan Verzeri.

Así como los delanteros Luis Suárez (Liverpool) y Cavani (Napoli) irrumpieron en 2007, la nueva generación uruguaya que buscará darse a conocer en Colombia incluye a los arietes Adrián Luna y Federico Rodríguez.

Esta 18va edición del Mundial Sub20, con 24 participantes, se pondrá en marcha el viernes con el duelo Brasil-Egipto por el Grupo E, que fue señalado como el de la inauguración oficial en Barranquilla.

Pero otros tres partidos se jugarán ese día: los Argentina-México e Inglaterra-Corea del Norte abrirán la actividad del Grupo F en Medellín, mientras que Panamá-Austria jugarán por el E en Cartagena.

Armenia, Bogotá, Cali, Manizales y Pereira serán las otras cinco ciudades colombianas que albergarán partidos. La final está prevista para el 20 de agosto en el estadio El Campín de la capital Bogotá.

El torneo es considerado como el máximo evento mundial de la historia deportiva de Colombia, que aún guarda frustración tras haber renunciado a la sede de la Copa del Mundo de 1986 por falta de dinero, según el gobierno de entonces. Ese torneo fue realizado finalmente por México.

Los colombianos han aprovechado para remozar estadios y mejorar la infraestructura de transportación, comunicaciones, hotelería y embellecimiento de las ciudades.

Para salvaguardar la seguridad dentro y fuera de las canchas, se ha movilizado un dispositivo con 55.000 agentes.

Se coronará un nuevo campeón debido a que el vigente Ghana no logró clasificarse.

En cuanto a la pelea por el título, España se arropa en el magnífico presente de sus selecciones para asomar como el gran favorito.

Carga con ese cartel, pese a que la mayoría de sus jóvenes estrellas no acuden tras haber disputado en junio el Europeo Sub21, torneo que ganaron y con el cual aseguraron su presencia en el fútbol olímpico. Entre las figuras que no estarán sobresalen el volante Thiago Alcántara (Barcelona), el delantero Juan Mata (Valencia) y el arquero David De Gea (Manchester United).

Igual, hay piezas de mucho talento. Uno es el centrocampista Sergio Canales del Real Madrid. Tampoco faltan jugadores de la inagotable cantera del Barcelona, en este caso el lateral Martín Montoya y el volante Sergi Roberto Carnicer.

"En esta plantilla huelen a profesionales casi todos. Pero la propia exigencia del fútbol marcará los límites", dijo Julen Lopetegui, el técnico de España. "No me gusta hablar de presión, prefiero usar la palabra 'oportunidad'''.

Más que nada por sus credenciales de ser los equipos más laureados en la historia del torneo, Argentina (6 títulos) y Brasil (4) nunca faltan en la baraja.

De la mano de Neymar, Brasil se consagró campeón el Sudamericano Sub20, pero el delantero de Santos — monarca de la Copa Libertadores — fue convocado a la Copa América y quedó fuera de los planes del técnico Ney Franco. Así las cosas, las miradas en el seleccionado brasileño estarán enfocadas en Philippe Coutinho, volante ofensivo del Inter de Milán.

Argentina fue el campeón de las ediciones de 2005 y '07, torneos en los que Lionel Messi y Sergio Agüero fueron las atracciones principales. No fue al previo certamen, en Egipto '09, y ahora reaparece con un perfil discreto. Erick Lamela y Juan Iturbe, quienes acaban de pasar a clubes europeos, se perfilan como sus piezas más sobresalientes.

México trae un conjunto en el que ocho de sus integrantes fueron a la Copa América, un importante roce: "El primer rival es Argentina que tiene mucho prestigio, pero México siempre da de qué hablar", avisó su técnico Juan Carlos Chávez.

Y como local, Colombia ambiciona ser protagonista y se ilusiona tras haber ganado recientemente el torneo de Esperanzas en Toulon, Francia.