El representante demócrata David Wu anunció el martes su renuncia tras las acusaciones de que tuvo un encuentro sexual "indeseado" con una mujer de 18 años.

A los pocos días de la denuncia, líderes demócratas habían pedido una investigación del panel de ética de la Cámara de Representantes después de los primeros reportes de la acusación. El legislador de 56 años había dicho el lunes que no buscaría la reelección, pero que cumpliría su período.

"El bienestar de mis hijos debe estar por encima de todo", dijo Wu el martes en un comunicado. "Con gran tristeza, por tanto, anuncio que voy a renunciar una vez se resuelva la crisis del límite del endeudamiento (del país). Es la decisión apropiada para mi familia, para la Cámara de Representantes y para mis colegas".

Wu es el segundo representante demócrata en las últimas seis semanas en verse forzado a renunciar a causa de un escándalo sexual. El congresista Anthony Weiner renunció tras haber enviado fotos lascivas de sí mismo por medio de Twitter a varias mujeres.

Wu, que se separó de su esposa hace más de un año, fue elegido en un principio al Congreso en 1998, siendo el primer estadounidense de ascendencia china en servir en la cámara.

Ha mantenido un historial de votaciones de tendencia centrista, pero ha sido una importante voz en la denuncia de las violaciones a los derechos humanos en China. El legislador hizo enojar a las firmas de tecnología de su distrito cuando votó contra la normalización de las relaciones con Beijing.

El diario Oregonian, del estado de Oregon — del que Wu era representante_, reportó que una mujer de California había llamado a la oficina del legislador en Portland y reportado un "encuentro sexual indeseado" con éste. El diario dijo además que Wu le dijo a colaboradores que el encuentro había sido consensual.

La mujer decidió no presentar cargos formales porque no había testigos y hubiera sido un caso de su palabra contra la de Wu, señaló el periódico.

Los rivales de Wu en las primarias demócratas de inmediato exhortaron a la renuncia del legislador.

"Ser un congresista estadounidense ha sido el mayor privilegio de mi vida", dijo Wu en su anuncio de renuncia. "Rara es la nación en la que el hijo de un inmigrante puede convertirse en figura política nacional. Le agradezco a Dios y a mis padres el privilegio e ser estadounidense".

Wu agregó que la renuncia era la única decisión apropiada para evitar distracciones en los importantes trabajos que se realizan en Washington.