Los republicanos conservadores se negaron el martes a acatar los ruegos de sus líderes en la cámara baja de que respalden su plan para recortar el gasto e incrementar la capacidad de endeudamiento del gobierno.

Con ello, arrojaron una sombra de duda sobre la propuesta del Partido Republicano para impedir que el gobierno se declare en mora de pagos.

John Boehner, presidente de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, intenta reunir los votos para su plan de recortar el gasto público en aproximadamente 1.200 billones de dólares e incrementar el tope de endeudamiento del gobierno por unos seis meses, uno de dos planes rivales en una disputa entre el presidente Barack Obama y el Congreso para lograr una solución negociada en torno al asunto.