El colombiano Salvatore Mancuso, antiguo jefe máximo de las paramilitares AUC extraditado a Estados Unidos, fue procesado en este país por cargos relacionados con una matanza cometida en 1997, informaron hoy fuentes judiciales.

Mancuso deberá responder por "los delitos de homicidio en persona protegida (por el derecho internacional humanitario), terrorismo e incendio", según decisión adoptada por un fiscal de derechos humanos en Medellín (noroeste).

La sección de la Fiscalía General en esa ciudad indicó que los cargos se derivaron de una matanza de las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en Pijiguay, aldea rural de Ovejas, en el departamento caribeño de Sucre, cometida el 6 de septiembre de 1997.

Las víctimas fueron el inspector del caserío, Ever Julio Olivera Viloria, la comerciante Enith del Rosario Viloria y los campesinos William Miguel Sequea López, Rodrigo Echávez Donado, Freddy Antonio Mercado Yepes y José Ignacio Yepes Dávila.

Además de los homicidios, los paramilitares incendiaron la casa de la comerciante, según recordó la entidad judicial, que advirtió de que "las víctimas fueron señaladas de ser auxiliadores de la guerrilla del ELN (Ejército de Liberación Nacional)".

Mancuso, ganadero de ascendencia italiana, conformó el mando central de las AUC en la época final de esta organización, que se disolvió a mediados de 2006 dentro de un proceso de paz con el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe (2002-2006), y fue extraditado en mayo de 2008.

Junto a él fueron entregados a Estados Unidos otros doce antiguos jefes de las AUC, todos ellos bajo cargos de financiación al terrorismo, narcotráfico y lavado de activos.