El nuevo plan de inversiones de la petrolera brasileña Petrobras incluye los recursos necesarios para terminar la refinería binacional con la venezolana PDVSA, en caso de que ésta última desista del proyecto, dijeron hoy fuentes de la compañía.

"Si PDVSA sale del proyecto, no estaremos impedidos para implementarlo. Ya está previsto dentro del nuevo plan de negocios que Petrobras asuma sola el cien por ciento de esa inversión", dijo en entrevista con Efe el director financiero de la compañía brasileña, Almir Barbassa.

La refinería Abreu e Lima se construye en el complejo portuario de Suape, a pocos kilómetros de Recife, la capital del estado brasileño de Pernambuco (noreste), y Petrobras ya ejecutó poco más de la tercera parte de las obras.

Barbassa aclaró que Petrobras espera que PDVSA no abandone la asociación pero trabaja con criterios "conservadores" que le hicieron reservar en su plan de negocios el dinero necesario para garantizar la terminación de la refinería en caso de que eso ocurra.

"En los recursos aprobados ya está prevista esa posibilidad (que la otra parte desista), pero si PDVSA ingresa tendremos una sobra de recursos que podremos dirigir a otros proyectos", afirmó Barbassa.

El proyecto binacional prevé una inversión de 26.000 millones de reales (unos 16.250 millones de dólares) en una refinería con capacidad para procesar 230.000 barriles diarios de petróleo a partir de 2013 y en la que Petrobras tendrá un 60 % y PDVSA un 40 %.

El plan de negocios de Petrobras para el período 2011-2015, aprobado el viernes por el Consejo de Administración de la empresa, prevé inversiones por 224.700 millones de dólares en el quinquenio, de los cuales 35.400 millones de dólares serán para la ampliación del parque de refino.

"Esos recursos incluyen el cien por ciento de la inversión necesaria para que Petrobras la construya sola (la refinería), que es lo que estamos haciendo", dijo Barbassa al recordar que la petrolera venezolana hasta ahora no aportó nada para la obra.

El director de abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, reiteró el lunes en una rueda de prensa que PDVSA tiene plazo hasta agosto para definir si proseguirá o no en el proyecto.

Costa recordó que Petrobras ha ejecutado sola el 35 % de las obras. La refinería se construye con un préstamo de 10.000 millones de reales (unos 6.250 millones de dólares) del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.