Una orquesta israelí violó un tabú el martes al interpretar la música de Richard Wagner, el compositor preferido de Hitler, en lo que su presidente llamó un concierto de la victoria en Alemania.

Unos 700 espectadores ovacionaron a la Orquesta de Cámara de Israel al concluir el concierto con el Idilio de Sigfrido, siendo el primer conjunto orquestal israelí que interpreta a Wagner en Alemania.

"Algunos estábamos llorando, fue un momento histórico", dijo el presidente de la orquesta, Eran Hershkovitz. "Hace 60 años mataban a los judíos aquí, hace 60 años era una ciudad parda y ahora nuestra bandera ondea en las calles", dijo a The Associated Press por teléfono desde Bayreuth, la ciudad natal de Wagner.

La orquesta, dirigida por Roberto Paternostro, inició el concierto con el himno nacional israelí "Hatikva" (La esperanza) y ejecutó obras de compositores prohibidos por el Tercer Reich como Mahler y Mendelssohn, dijo Hershkovitz.

"Estar aquí fue como una misión: músicos judíos del estado judío interpretaron música judía", dijo, y añadió que fue una suerte de "concierto de la victoria".

Varios de los 34 músicos son hijos de sobrevivientes del Holocausto y empezaron a ensayar la pieza de Wagner al llegar a Bayreuth el domingo para no herir susceptibilidades en Israel. "No queríamos hacer daño a los sobrevivientes", dijo Hershkovitz.

Desde su fundación en 1948, Israel mantiene una veda tácita sobre la música de Wagner debido al uso propagandístico que le dieron los nazis en el poder. La familia Wagner tuvo estrechas relaciones con los fascistas alemanes y su ideología, y la música del compositor está excluida de los escenarios y medios israelíes por respeto a los 220.000 sobrevivientes del Holocausto que viven en el país.

Los nazis y sus colaboradores asesinaron a unos 6 millones de judíos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

"Fue un concierto muy conmovedor, fue fabuloso", dijo la espectadora Marlies Guenter a la agencia alemana dapd. Su esposo Paul expresó esperanzas de que se puedqa conseguir en DVD.

Pero Elan Steinberg, subdirector de la Reunión Estadounidense de Sobrevivientes del Holocausto y sus Descendientes condenó el concierto como "una traición particularmente dolorosa".

El concierto no fue el primero de Wagner por una orquesta israelí. En 2001, el célebre director Daniel Barenboim provocó la furia de muchos al interpretar música del compositor en Israel.

El festival de Bayreuth es el más importante de música clásica en Alemania, al que asisten los más altos funcionarios del gobierno y otras personalidades destacadas. El festival fue iniciado por el mismo Wagner en 1872.