El juez chileno Mario Carroza, que investiga las circunstancias de la muerte del presidente Salvador Allende (1970-1973), ordenó al Servicio Médico Legal que entregue a su familia los restos del mandatario, exhumados en mayo pasado, tras confirmarse que se suicidó.

Carroza explicó a los periodistas que se tomó esa decisión tras la comprobación y clarificación por parte de varios expertos nacionales y extranjeros que confirmaron que Allende se suicidó el día del golpe militar de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

"Ya se ofició al Servicio Médico Legal para que procedan a entregar los restos del presidente. Ellos verán cómo proceden a su inhumación", precisó.

El pasado miércoles, Carroza se declaró conforme con el trabajo de los expertos que concluyeron que el mandatario se suicidó el 11 de septiembre de 1973 con un fusil AK-47 sujeto entre sus rodillas y apuntado a su barbilla.

En esa línea, el magistrado indicó este lunes que se devolverán las ocho armas incautadas desde el museo naval y que corresponden a fusiles de ese tipo, que fueron donados a esa entidad por la familia del fallecido comandante en jefe de la Armada, José Toribio Merino, ex miembro de la Junta Militar (1973-1990).

Carroza confirmó que no existen indicios que alguna de esas armas haya sido usada por Allende para quitarse la vida.