Pelé fue nombrado el martes embajador honorario para el Mundial de fútbol del 2014 que se realizará en su país, aceptando la invitación de la presidenta Dilma Rousseff.

El papel de Pelé consistirá en buscar la unidad de los brasileños en los preparativos para la copa, los cuales enfrentan actualmente algunos retrasos. Promoverá también los preparativos de Brasil en el extranjero, durante algunos torneos relevantes.

Luego de reunirse con la presidenta en Brasilia, el martes, Pelé dijo que sabe que muchos brasileños están desalentados por el lento avance en algunas obras.

Aunque criticó los retrasos en la construcción de estadios y otra infraestructura, Pelé dijo que ha llegado el momento de que Brasil se una y complete las obras.

Pidió a todos los brasileños apoyar el trabajo, de modo que la nación organice un Mundial del que pueda enorgullecerse.