El presidente de Bolivia, Evo Morales, asistirá mañana a la Asamblea de la ONU que conmemora el primer año del reconocimiento del agua como derecho humano, tras expresar dos días antes que teme que Estados Unidos le monte una trampa para implicarlo en el narcotráfico.

El gobernante tenía previsto partir hacia la sede de la ONU este mediodía, tras reunirse en La Paz con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, indicaron fuentes del Palacio de Gobierno que rehusaron confirmar la hora exacta del viaje.

Morales dijo el domingo que tiene el temor de que Estados Unidos monte en plan para meter drogas en su avión presidencial cuando viaje a la ONU y así implicarlo en el narcotráfico y desprestigiar a su Gobierno.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, al ser consultado hoy por periodistas sobre si el mandatario viaja a Nueva York en una nave comercial o en una oficial, respondió que es un asunto de seguridad del que corresponde informar a otras instancias.

Tras su visita a la ONU, Morales asistirá el jueves a la toma de posesión del presidente electo de Perú, Ollanta Humala, donde tiene la intención de reunirse con su colega chileno, Sebastián Piñera, para hablar sobre las relaciones bilaterales y la demanda boliviana de una salida al Pacífico.

Choquehuanca también anunció que del 10 al 14 de agosto Morales visitará China para asistir a unos juegos olímpicos universitarios mundiales y reunirse con autoridades y empresarios de ese país.