Este domingo 24 de julio el salón de la fama de Major League Baseball en Cooperstown, New York se llenaron de gloria con la inducción de tres grandes del beisbol de grandes ligas: la segunda base, Roberto Alomar, el lanzador Bert Blyleven y el famoso ejecutivo Pat Gillick.

Este último, un ejecutivo destacado de grandes organizaciones como los Phillies de Philadelphia y los Azulejos de Toronto quien en un momento dado fue el arquitecto y autor intelectual quien llevó a cabo uno de los intercambios de peloteros más importantes en la historia del deporte.

Esto sucedió cuando los Padres de San Diego enviaron a Joe Carter y a Roberto Alomar a Gillick y los Azulejos de Toronto for Fred McGriff y Tony Fernández el día 5 de diciembre de 1990. Carter y Alomar fueron determinantes en las dos series mundiales que ganaron los azulejos de Toronto en los años noventa. Es justo que Alomar y Gillick entren en dicha institución y sean honrados el mismo día.

Tambien fue un gran día para nosotros los latinos, Roberto es el duodecimo pelotero de origen hispano que es honrado por el salón de la fama en la historia del deporte del diamante. Alomar es tambien el tercer puertorriqueño en la lista, nacido en Ponce, Puerto Rico el 5 de febrero de 1968.

'Entre franelas'

Durante su carrera como segunda base en grandes ligas vistió las franelas de los Azulejos de Toronto, Los Indios de Cleveland, Los Orioles de Baltimore, los Mets de New York, las Media Blancas de Chicago y Los Diamondbacks de Arizona desde 1988 hasta septiembre de 2004. Roberto salió electo en su segundo año en la boleta con 90% de los votos.

Su elección es bien merecida por que tuvo una carrera envidiable, participando en 12 Juego de las Estrellas consecutivos, gano 10 guantes de oro en once temporadas, y quedo entre los mejores 6 candidatos para el galardón del Jugador Más Valioso de la liga cinco veces. Entre los números más importantes de Roberto durante su carrera está su promedio de bateo .300 con 2.724 incogibles.

Siempre, 'Clemente'

El primer latino en la historia electo al Salón de la Fama de Major League Baseball fue el Puertorriqueño Roberto Clemente en 1977, aunque firmado originalmente por los Dodgers de Los Ángeles, patrulló el jardín derecho toda su carrera para los Piratas del Pittsburg ganando cuatro coronas de bateo y conectando 3,000 imparables, el jugador número 11 en haber logrado esta distinción. Ese mismo año fue acompañado por el cubano, Martin Dihigo quien fuera súper estrella de los Negro Leagues en los 1920's hasta los 1940's.

En esa epoca el racismo tambien existía para los latinos, por su color de piel Martin y varios otros nunca pudieron llegar a las ligas mayores y desplegar su calidad como peloteros.

El famoso pitcher dominicano de los Gigantes de San Francisco, Juan Marichal fue electo en 1983, un año más tarde el galardonado fue el venezolano, Luis Aparicio quien se robó más de 500 bases mientras vestía las franelas de las medias blancas de Chicago, Orioles de Baltimore y media rojas de Boston durante su distinguida carrera.

Sabor canalero

El próximo fue el Panameño Rod Carew quien se distinguió por haber bateado 3053 imparables en su carrera mientras defendía los colores de los Angelinos de Anaheim y para los Mellizos de Minnesota y resultó electo en su primer año en la boleta, fue el jugador número 22 en lograr esta difícil distinción.

Años despues en 1999 la puertorriqueño primera base quien vistiera las franelas de los Gigantes de San Francisco y los Cardenales de St. Louis durante su carrera estelar, Orlando Cepeda fue el sexto latino con lograr tal distinción. El año despues, 2000, se le sumo el cubano Tony Perez la gran primera base de los rojos de Cincinnati.

¡Cuba, presente!

En el año 2006 se sumaron dos grandes estrellas cubanas que tambien fueron castigados por el color de su piel y nunca pudieron llegar a las grandes ligas de beisbol y tuvieron que patrullar los campos de los Negro Leagues, Jose Mendez y Cristóbal Torriente . Dos otras estrellas beisboleras de descendencia hispana pero nacidos en U.S.A. tambien forman parte de este grupo con arguyo, Alfonso López nacido en Tampa de padres españoles.

Lo eligieron en 1977 y se destacó por haber jugado cátcher por 19 temporadas para los Dodgers de Brooklyn, Bravos de Boston, Piratas de Pittsburg y los indios de Cleveland. Tambien Alfonso López fue un manager de renombre quien tiene uno de los mayores porcentajes de victorias más destacados en la historia del deporte.

Por último Alex Pompez, nacido en Key West de padres cubanos , fungió como dueño de equipo y excelente ejecutivo en los Negro Leagues es tambien miembro del salón de la fama desde el 2006.

Hay varios otros jugadores y ex jugadores que debieran ser considerados para este honor por que se lo merecen, algunos de ellos son Edgar Martínez ex de los Marineros de Seattle, Pedro Martínez, Mariano Rivera, Iván Rodríguez, Vladimir Guerrero y Omar Vizquel son seis peloteros que tienen lo que se necesita para lograr esta distinción en un futuro no muy tardío.

Hoy por hoy casi el 30% de los jugadores de grandes ligas son latinos y muchos de ellos son estrellas, sin descontar que más del 50% de los jugadores de ligas menores tambien son latinos. El futuro nuestro el salón de la fama deberá ser mucho más prometedor y confío que estos porcentajes pudieran seguir al alza.

Raúl de Quesada es Senior Columnist de Fox Deportes