La ONU alertó hoy del "profundo y persistente bloqueo" en el que se encuentra el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y pidió a las partes que se esfuercen por reanudar cuanto antes las negociaciones directas y por afianzar la solución de dos estados en conflicto.

Así lo expresó el coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Robert Serry, en el Consejo de Seguridad, donde hoy se celebra un debate abierto sobre la situación en Oriente Medio y donde los representantes de Israel y de los palestinos volvieron a mostrar sus diferencias.

"El proceso político para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos se encuentra en un profundo y persistente punto muerto. Exhortamos a las partes a encontrar un camino que les permita trabajar hacia la solución de los dos Estados y a la comunidad internacional a ayudarlos a encontrar una salida creíble", aseveró.

Serry explicó que "los líderes políticos de ambas partes están frustrados, como también lo están sus ciudadanos", y destacó sobre todo la situación de la parte palestina, que se enfrenta a "la ausencia de un horizonte político creíble que lleve al fin de la ocupación que empezó en 1967".

"Los israelíes siguen preocupados en lograr una estabilidad duradera en materia de seguridad y el fin de los enfrentamientos", añadió el coordinador especial de la ONU, quien lamentó que las negociaciones de paz estén todavía paralizadas desde el pasado septiembre, pese a que ambas partes "reiteran su deseo de negociar".

Serry reconoció, sin embargo, que Israel apuesta por negociaciones bilaterales, mientras que, ante la persistencia de la actividad de los asentamientos, los palestinos se acercan cada vez más a la ONU, lo que provoca el rechazo de la otra parte.

Los delegados de israelíes y palestinos ante la ONU insistieron precisamente en esos parámetros en el debate celebrado en el Consejo, en el que el representante palestino, Riyad Mansour, apostó abiertamente por que Naciones Unidas reconozca el Estado de Palestina como medida para avanzar en el camino hacia la paz, mientras que Isarel se apresuró a atacar esa idea.

"Ha llegado la hora de acabar con la ocupación israelí, ha llegado la hora de la independencia de Palestina y de que Palestina e Israel vivan uno junto a otro en paz y seguridad. (Es) la hora de un nuevo Oriente Medio", dijo Mansour, quien pidió que se acepte a Palestina "como un miembro pleno" de la ONU.

Por su parte, el embajador israelí ante la ONU, Ron Prosor, señaló que "las iniciativas palestinas unilaterales en Naciones Unidas pueden ser atractivas superficialmente para algunos, pero son una distracción en el camino hacia la paz", y destacó que "no hay mucho entusiasmo en la comunidad internacional" para que Palestina se convierta en el Estado número 194 del organismo.

"Muchos miembros de la comunidad internacional buscan maneras de evitar una acción con posibles consecuencias de desconfianza y expectativas insatisfechas que podría llevar a la violencia", dijo el diplomático israelí, quien aseguró que el reconocimiento del Estado palestino "violaría los acuerdos bilaterales de colaboración".

"La comunidad internacional debe decir a los palestinos que no hay atajos para el reconocimiento de su Estado, ya que no se puede saltar el camino de la paz. Los palestinos tendrán que abandonar el unilateralismo y regresar al establecimiento de la paz", aseveró.

El debate en el Consejo de Seguridad acogió a delegados de alrededor de 40 países, que reflejaron en su mayoría una llamada a las partes para que regresen a las negociaciones de paz.

Estados Unidos, además, dejó claro que no apoyará el reconocimiento del Estado palestino en septiembre ante la actual situación, ya que supondría "el aislamiento de Israel en la ONU".

"Que no haya ninguna duda: acciones simbólicas para aislar a Israel en la ONU en septiembre no llevarán a la creación de un Estado palestino independiente. Estados Unidos no apoyará campañas unilaterales en Naciones Unidas ni este septiembre ni nunca", dijo la representante norteamericana, Rosemary DiCarlo, ante el Consejo.

DiCarlo señaló que "un acuerdo de paz viable y duradero sólo puede alcanzarse con un acuerdo mutuo entre las partes, a través de negociaciones responsables y serias que lleven a la consecución del objetivo común de los dos Estados para los dos pueblos".

Pese a esa oposiciones, los representantes palestinos se mostraron hoy decididos a lograr el reconocimiento de Naciones Unidas -dicen contar con más de 120 respaldos- de cara a la apertura del próximo período de sesiones de la Asamblea General en septiembre, aunque no hayan iniciado aún los trámites necesarios para ello.