Una periodista del diario Notiver del estado de Veracruz, en el este del país, fue localizada degollada la madrugada del martes, informaron autoridades estatales que inicialmente creen que pudo ser un asesinato del crimen organizado.

El cuerpo de la reportera de asuntos policiales Yolanda Ordaz de la Cruz se encontró detrás de las instalaciones de otro diario del estado y cerca de una estación de radio en Boca del Río, una municipalidad vecina al puerto de Veracruz, de acuerdo con un reporte de la Procuraduría estatal.

El diario Notiver fue el primero en reportar la muerte de Ordaz, quien estaba desaparecida desde el domingo.

Junto al cuerpo de Ordaz fue encontrado un mensaje en el que se leía: "También los amigos traicionan. Atentamente Carranza".

El procurador de Veracruz, Reynaldo Escobar, dijo a la prensa que se sospecha que la periodista pudo haber sido asesinada por miembros del crimen organizado, aunque no dio más información.

Refirió que las autoridades citarán a periodistas de la zona que cubren asuntos policiales como parte de las investigaciones.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) anunció en un comunicado que inició una investigación propia del crimen en virtud de que "el ejercicio periodístico debe garantizarse y terminar con la impunidad de que es víctima el gremio".

El 21 de junio, otro periodista de Notiver, Miguel Angel López Velasco, fue asesinado a tiros en su vivienda junto con su esposa y uno de sus hijos.

López, de 55 años, era columnista y subdirector editorial de Notiver. Era conocido como "Milo Vela" y escribía una columna de corte político y policíaco llamada "Va de Nuez".

Dos días después del asesinato de López, las autoridades de Veracruz informaron que un ex policía había sido identificado como el sospechoso de los crímenes.

La procuraduría estatal señaló que el ex agente había tenido "problemas personales" con el periodista, aunque no precisó cuáles.

Con la muerte de Ordaz, la CNDH señaló que ha registrado el asesinato de 71 periodistas desde el año 2000 en México.

El organismo ha dicho que desde entonces también han desaparecido 13 periodistas.

Otros grupos sobre la libertad de la prensa consideran los número altos y han diferido sobre la definición de periodista en las cifras divulgadas en México. El Comité para la Protección de Periodistas señala que desde el 2000 han sido asesinados y están desaparecidos un total de 48 periodistas, incluidos tres distribuidores de periódicos.

La prensa mexicana ha enfrentado en los últimos años ataques crecientes, algunos atribuidos al crimen organizado, lo cual ha llevado a organismos como la ONU y la OEA a considerar que México es el país más peligroso para ejercer el periodismo en el continente.