La FIFA le dio a los dirigentes caribeños una última oportunidad de dar su versión de lo ocurrido en un encuentro en Trinidad en el que Mohamed bin Hammam les habría ofrecido dinero a cambio de que votasen por él en las elecciones para presidente del organismo rector del fútbol.

Si no dan explicaciones convincentes, podrían ser suspendidos de por vida, igual que el líder del fútbol asiático.

La FIFA dijo el martes que le había pedido a los miembros de la Unión del Fútbol Caribeño versiones "veraces y completas" de lo sucedido.

El organismo les envió el lunes cartas en las que les dio hasta el miércoles para que pongan la cara y confiesen si hay algo que confesar.

"Toda persona que tenga información relevante y no dé la cara en este período de 48 horas quedará sujeta a sanciones", expresó la FIFA en una declaración.

La comisión de ética de la FIFA suspendió de por vida al qatarí bin Hammam el sábado, tras dictaminar que ofreció sobornos de 40.000 dólares a dirigentes caribeños para que apoyasen su candidatura. Bin Hammam era el único opositor que tenía Joseph Blatter con miras a su reelección.

En su carta a los 25 miembros de la CFC, la FIFA les pidió que informen "todo lo que sucedió" en la conferencia del 10 y 11 de mayo, que fue costeada por bin Hammam, según admitió el líder de la Confederación de Fútbol de Asia.

Al menos nueve países caribeños han cooperado con la investigación de la FIFA. Un décimo, Cuba, no estuvo presente en esa reunión.

De los 15 restantes, 12 negaron haber cometido irregularidades y apoyaron a bin Hammam y al mandamás del fútbol caribeño Jack Warner cuando declararon por primera vez ante la comisión de ética de la FIFA en mayo.

Warner evitó ser investigado a fondo al renunciar a todos sus cargos, incluida su plaza en el comité ejecutivo de la FIFA y la presidencia de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe.

Bin Hammam niega haber cometido irregularidades y dijo que apelará su suspensión de por vida.

Dos empleados de la UFC, Debbie Minguell y Jason Sylvester, fueron suspendidos por un año el sábado por haber entregado dinero a dirigentes.