El Gobierno chileno decidió hoy crear una mesa de trabajo para garantizar los derechos de los consumidores en el sector "retail" (ventas minoristas), tras la situación provocada por la cadena de tiendas La Polar, acusada de malas prácticas y de causar un "caos financiero" en el mercado bursátil local.

Tras una reunión de más de dos horas entre el ministro de Economía, Pablo Longueira, dirigentes de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y algunos representantes del sector "retail", se anunció la creación de esta instancia con el fin de "establecer y perfeccionar las normas de autorregulación de las empresas del sector".

Longueira explicó a periodistas que la medida tendrá una duración de 60 días en la que técnicos del ministerio buscarán formas para "mejorar los mecanismos que permitan que en el propio sector privado existan los instrumentos necesarios para las buenas prácticas".

En la reunión también se propuso buscar la manera de educar a los consumidores.

El ministro indicó que van "a estudiar en la mesa de trabajo la posibilidad de establecer la publicidad compartida", en la que las empresas del "retail" emitan al menos un minuto al día en forma gratuita avisos en los medios radiales y televisivos que permitan que la población se informe adecuadamente sobre los documentos que firmen.

El pasado 10 de junio, el directorio de La Polar, con operaciones en Chile y Colombia, admitió prácticas no autorizadas en la renegociación unilateral de créditos de sus clientes, que suman cerca de un millón y medio, lo que derrumbó sus acciones y provocó que la capitalización bursátil de la firma bajara en un día 670 millones de dólares.

Asimismo, la crisis financiera de La Polar arrastró al resto de las empresas minoristas en la bolsa local y también salpicó a algunas entidades bancarias y a varias Administradoras de Fondos de Pensiones que tienen un 24 % de los recursos de los afiliados en propiedad de esa tienda de ventas al detalle.

La situación también dejó al descubierto situaciones similares en otras grandes empresas de comercio minorista y fue así como el propio ministro Longueira, junto al director del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), Juan Antonio Peribonio, presentó la pasada semana una demanda colectiva contra la tarjeta de crédito y de beneficios financieros Presto.

Longueira explicó que la empresa Presto, cuya tarjeta permite comprar en más de 50.000 comercios en Chile, mantuvo en Dicom, un listado comercial y financiero de acceso público en el que se detalla a los deudores en Chile, a cerca de 18.000 clientes pese a que habían renegociado sus deudas.