La empresa DreamWorks Animation ganó el primer juicio al que se enfrentó el estudio de Hollywood que ha sido acusado por varios artistas de plagiar las historias de la saga "Kung Fu Panda", informó hoy The Hollywood Reporter.

El fallo del tribunal de Los Ángeles llegó tras tres días de deliberaciones y resultó favorable a DreamWorks Animation.

"Nos complace la decisión del jurado que apoya nuestra posición de que este juicio no tenía base", dijo la empresa en un comunicado.

El denunciante, un autor llamado Terence Dunn, acudió a los tribunales en junio de 2010 para exigir parte de los millones de beneficios logrados por las dos películas sobre el oso panda experto en artes marciales después de asegurar que presentó un proyecto similar al estudio en noviembre de 2001.

Dunn explicó que ofreció a un ejecutivo de DreamWorks una idea para un filme sobre un "oso panda espiritual luchador de Kung Fu" que era "adoptado por cinco animales en un bosque" y cuyo destino como héroe había sido predicho por una "tortuga sabia", una trama muy parecida al argumento de "Kung Fu Panda" (2008).

El estudio finalmente desestimó la propuesta de Dunn, aunque un año después comenzó a desarrollar la primera de sus dos películas sobre el oso del Kung Fu, la última se estrenó en mayo, que han recaudado en taquilla más de 1.200 millones de dólares en todo el mundo.

En el veredicto se reconoció que existía un contrato implícito entre Dunn y DreamWorks con respecto a las ideas que presentó pero no se encontraron fundamentos que indicaran que el estudio había utilizado el material del autor para sus películas, por lo que Dunn no tiene derecho a ninguna indemnización.

"Estamos bastante confiados sobre la apelación", dijo la abogada Theresa Macellaro, quien aseguró que su cliente tiene intención de recurrir la decisión.

El consejero delegado de DreamWorks Animation, Jeffrey Katzenberg, fue uno de los testigos en este caso que no es el único abierto contra el estudio por presunto plagio de "Kung Fu Panda".

Un ilustrador llamado Jayme Gordon denunció a la compañía cinematográfica en un Tribunal Federal en Massachusetts, donde alegó que DreamWorks tomó como referencia sus dibujos para dar vida al proyecto del oso obsesionado con las artes marciales.

Gordon aseguró que esa empresa usó una de sus obras titulada "Kung Fu Panda Power" infringiendo las leyes de derechos de autor.

En su escrito de denuncia, Gordon afirmó que DreamWorks tomó no solo el nombre de su trabajo para la película, también señaló que los personajes que aparecen en el filme son muy parecidos a los que ilustró y registró bajo la ley de "copyright" en el año 2000.

Según la versión del denunciante, el presidente y fundador de DreamWorks, Jeffrey Katzenberg, entró en contacto por primera vez con su obra cuando era ejecutivo de Disney a finales de los años 80 y principios de los 90.

Gordon envió su material a esa compañía con la esperanza de alcanzar algún acuerdo con Disney y se llegó a reunir con el entonces presidente de la empresa Michael Eisner, para quien trabajaba Katzenberg.

En 1994, Katzenberg abandonó Disney y lanzó DreamWorks, donde Gordon envió su trabajo a finales de los 90, aunque las ilustraciones no interesaron a la compañía que las rechazó con acuse de recibo.

Gordon, al igual que Dunn, pide ahora que le reconozcan como uno de los autores de "Kung Fu Panda" y le den el dinero que le correspondería en tal caso por los ingresos generados.

Está previsto que, si no hay un acuerdo previo entre las partes, el juicio comience en diciembre de 2012.