El diario La Nación, uno de los más importantes de Costa Rica, tildó hoy como un "atropello" y un "absurdo" la condena dictada la semana pasada en Ecuador en contra del periódico El Universo por calumniar al presidente de ese país, Rafael Correa.

"Así como el Poder Legislativo y el mecanismo del referendo se aplican a la consolidación del poder populista y la imposición del silencio a los sectores críticos de la sociedad, los tribunales obsecuentes pasan por alto la defensa de garantías fundamentales para permitir el atropello y, luego, contribuyen a perpetrarlo", indicó La Nación en su editorial de hoy, dedicado a la situación de Ecuador.

El diario costarricense dijo que se trata de una "absurda sentencia" dictada gracias "a la ridícula actuación del juez temporal Juan Paredes, del Juzgado Decimoquinto de Garantías Penales del Guayas".

"Paredes hizo historia y estableció lo que bien podría ser una marca mundial en materia de indemnizaciones. De paso, le dejó claro al mundo que en su país los funcionarios públicos están bien protegidos de la crítica, pese a la exigencia democrática de obligarlos a ser más tolerantes, como lo tiene señalado la Corte Interamericana (de Derechos Humanos)", agregó el editorial.

El diario costarricense también criticó al presidente Correa por "completar la comedia cuando hizo ver su disgusto con la sentencia, en su criterio demasiado leve".

La semana pasada un magistrado ordenó tres años de cárcel para el exeditorialista del periódico Emilio Palacio, así como para sus tres directivos, que además deberán de pagar una indemnización de 40 millones de dólares a Correa.

El presidente los demandó por calumnias injuriosas por una columna de Palacio en la que se tildaba al mandatario de "dictador" y se le acusaba de haber ordenado "abrir fuego a discreción y sin previo aviso en un hospital lleno de civiles" el 30 de septiembre de 2010 cuando hubo sublevación policial.

Ese día Correa estuvo gran parte de la jornada retenido en el centro médico de la policía por uniformados sublevados, y al final fue liberado por los militares y grupos de elite de la policía que se mantuvieron fieles al presidente.

La Nación afirmó que si los sentenciados demandan al Estado ecuatoriano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) obtendrán un fallo favorable, pues ya hay jurisprudencia al respecto, pero dudó sobre su cumplimiento.

"Si el caso llega al alto tribunal americano y concluye con el resultado previsible, Correa deberá decidir si imita al (presidente) venezolano Hugo Chávez y desconoce la autoridad de la jurisdicción internacional mediante algún galimatías jurídico", apuntó.