La corte suprema colombiana dejó el martes en manos del Congreso la decisión de legislar sobre los matrimonios de parejas del mismo sexo.

La decisión fue anunciada al final de la sesión de los nueve magistrados de la Corte Constitucional, la máxima instancia colombiana para dirimir asuntos de la Carta Magna.

El tribunal aprobó "exhortar al Congreso para que antes de junio del 2013 legisle (...) sobre los derechos de las parejas del mismo sexo", dijo en rueda de prensa el magistrado Juan Carlos Henao, presidente de la Corte Constitucional.

Transcurrido ese lapso de dos años, y en caso de que no haya decisión de los legisladores, entonces las parejas del mismo sexo podrán, como ya lo hacen actualmente, seguir registrando su unión civil ante un notario sin que ello constituya "un matrimonio".

Y eso debido a que los magistrados declararon constitucional la expresión "hombre y mujer" contenida en código civil.

La decisión de dejar el tema al Congreso fue tomada por unanimidad por los nueve magistrados del alto tribunal, dijo Henao.

En caso de que la Corte Constitucional hubiera fallado a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo, Colombia se hubiera sumado a Argentina y a la Ciudad de México, donde ya permiten esas uniones, a las que se oponen vehementemente las iglesias Católica, Evangélica y Anglicana de esta nación andina.

La Corte debatía el tema del matrimonio de parejas del mismo sexo debido a una demanda interpuesta el 29 de noviembre del 2010 por un grupo de abogados y activistas de los derechos de los gay.

Los demandantes alegaron que expresiones como "un hombre y una mujer " y "de procrear", incluidas tanto en la Constitución como en el Código Civil al momento de definir a la familia y el matrimonio, violan derechos como los de la igualdad y el libre desarrollo de la personalidad consagrados en la misma Constitución.

El ex presidente de la Corte Constitucional, Rodrigo Escobar, explicó telefónicamente que lo que hizo el alto tribunal fue enviarle una recomendación al Congreso para proteger aún más los derechos de los homosexuales.

Advirtió, sin embargo, que la figura de "familia" en Colombia sigue siendo conformada por un hombre y una mujer.