Los precios de las viviendas en las principales ciudades estadounidenses subieron en mayo por segundo mes consecutivo, estimulados por un incremento en las compras después de marzo.

Pero tras el ajuste por factores temporales como ese, los precios cayeron en la mayoría de los mercados.

El índice de precios de viviendas Standard & Poor's/Case-Shiller dado a conocer el martes muestra que los precios subieron en 16 de las 20 ciudades estudiadas.

Boston registró el mayor incremento mensual, seguido de cerca por Minneapolis y Washington. Los precios en tres áreas metropolitanas más golpeadas por la crisis del sector — Detroit, Las Vegas y Tampa — cayeron a sus niveles más bajos desde que comenzó la recesión. Los precios en Phoenix quedaron sin cambios.

El índice de 20 ciudades subió 1% en mayo en comparación con abril. Mide los precios comparados con los de enero del 2000, y entonces provee un promedio para tres meses. Los datos de mayo son los más recientes disponibles.

Las cifras no incluyeron el ajuste por el usual aumento de compras después de marzo.

David M. Blitzer, director del comité del índice de SP, dijo que el aumento se debió a "un período temporal de una mayor demanda de casas" y que por ello "los incrementos eran esperados".

"Incrementos sostenidos en los precios de las viviendas a lo largo de varios meses y mejores resultados anuales son necesarios antes de que podamos hablar de una recuperación real del mercado de bienes raíces", dijo. En los últimos 12 meses, los precios han caído en 19 de las 20 ciudades en el índice.

Una nota positiva: incluso tras el ajuste por temporada, los precios de mes a mes subieron en algunos mercados que habían sido vapuleados por la crisis: Chicago, Denver, Miami, Minneapolis y Seattle.

Sin embargo, cayeron en 11 mercados: Atlanta, Charlotte, Cleveland, Dallas, Detroit, Las Vegas, Los Angeles, Phoenix, Portland, San Diego y Tampa.