Los trabajadores de minera Escondida dieron por finalizado un intento de diálogo con la empresa y declararon indefinido el paro, que cumplió cinco días, y enfrentarán a la compañía en el plano judicial, informó a la Associated Press el vocero sindical Marcelo Tapia.

Tapia dijo que trabajadores de otras minas se aprestan a sumarse a las movilizaciones, especialmente si algún empleado de Escondida es despedido.

"Se acabó la invitación al diálogo, la paralización sigue en forma indefinida, y mañana se están sumando 7.000 contratistas de minera Escondida", advirtió Tapia.

Sin embargo, el director regional del Trabajo, Marcelo Pizarro, dijo que Escondida está dispuesta a dialogar, siempre que se deponga la paralización, a lo que los trabajadores no parecen estar muy dispuestos, por ahora.

"La empresa manifestó su disposición a conversar mientras no hayan medidas de presión de por medio", dijo Pizarro.

Los 2.375 trabajadores de la mina Escondida, la más grande del mundo, han dejado de producir unas 15.000 toneladas, con pérdidas estimadas en 150 millones de dólares.

La Inspección del Trabajo, a instancia de los trabajadores, instalaron el martes una mesa de negociaciones, pero los representantes de la empresa no asistieron.

El vocero señaló que el hecho de que la Inspección haya aceptado mediar, "es que está reconociendo que hay una negociación".

Escondida, controlada por la australiana BHP Billiton, está ubicada en Antofagasta, 1.370 kilómetros al norte de Santiago, a 3.100 metros de altura. Produce alrededor de 1,1 millones de toneladas de cobre fino al año.

Las demandas se realizan fuera de la fecha oficial de negociación colectiva, lo que según la empresa es ilegal. Los sindicalistas afirman que es una negociación colectiva no reglada, que aunque es inusual, figura en el Código Laboral.

Los sindicalistas de Escondida presentarán el miércoles "una batería de demandas en tribunales en contra de minera Escondida y tres denuncias de prácticas antisindicales", anticipó Tapia.

También presentarán medidas precautorias para evitar despidos, ya que la legislación laboral permite las desvinculaciones si los trabajadores se ausentan por más de dos días, sin las explicaciones pertinentes.

Tapia dijo que la Confederación de Trabajadores del Cobre, que agrupa a los sindicatos de la estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, "están en un consultivo y probablemente el jueves se sumen a la paralización".

Añadió que en la compañía minera Collahusi, de Anglo American, el sindicato también presentó un petitorio y si no es respondido en estos días, también se va al paro".

Los 30.000 trabajadores subcontratados de la estatal Codelco anunciaron una paralización también para el jueves, en el marco del inicio de negociaciones con sus empleadores directos y con Codelco, anunció el dirigente Cristián Cuevas.

El sindicato de Escondida afirma que en los últimos 10 meses el bono mensual de productividad se ha reducido del equivalente de 650 dólares a 195 dólares.

Tapia explicó que la baja del bono mensual ha resentido sus presupuestos y exigen ahora un bono — individual y líquido — de fin de año de 5 millones de pesos, (10.800 dólares), pero Escondida sólo ha ofrecido 2,8 millones de pesos, unos 6.000 dólares.

Los subcontratados piden un bono equivalente al 30% de lo que obtengan los de planta.

La empresa explica la caída en el beneficio mensual por el menor porcentaje de cobre fino que extraen de la mina y por la baja en la producción. Los dirigentes sindicales responden que ambas mermas están compensadas por los altos precios internacionales de la libra de cobre, que bordea los 4,3 centavos de dólar la libra.