El gobernador Edmund Brown hijo aprobó el lunes una ley que permitirá que ciertos universitarios sin autorización para residir en Estados Unidos puedan beneficiarse con becas financiadas con fondos privados.

La propuesta llamada Dream Act beneficiará sólo a aquellos inmigrantes que pueden matricularse como estudiantes residentes del estado, o sea graduados que han cursado al menos tres años de secundaria o en escuelas alternativas en California.

Quienes cumplan los requisitos optarían a becas otorgadas por los sistemas Universidad de California, Universidad Estatal de California y Community Colleges creadas con donaciones de empresas privadas y administradas por los centros superiores.

"Es crucial que invirtamos en todos los chicos que viven y nacen en este estado. Esta propuesta Dream Act es otra inversión en la gente porque la gente es la que promueve la cultura, la economía", dijo el gobernador antes de firmar la medida. "Esta es otra pieza de un mosaico muy importante que es una California productiva para todos".

La propuesta es una de dos iniciativas presentadas en enero por el asambleísta Gil Cedillo, demócrata por Los Angeles. La otra medida, que se encuentra en el Senado, también pide ayuda financiera para el mismo grupo de beneficiarios, pero pide beneficiar a los inmigrantes con fondos estatales.

La ley promulgada el lunes "no incluye fondos estatales, sólo fondos privados que centros superiores administran" por lo que no afectarán el presupuesto estatal, destacó Arturo Chávez, director de distrito del asambleísta.

Cedillo presentó en el 2006 una medida similar. El ex gobernador Arnold Schwarzenegger vetó una propuesta afín el año pasado y fue entonces cuando Brown prometió aprobar la iniciativa durante la campaña como aspirante a la gobernación.

"Ha sido un largo camino", dijo el legislador. "La educación pública en este estado y este gran país es el gran medio para equilibrar (las disparidades de) esta sociedad".

Según la Coalicion por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles, la medida podría beneficiar a alrededor de medio millón de estudiantes, como el mexicano Rigoberto Barboza, estudiante de sociología en la Universidad Mt. San Antonio, en Walnut, California.

Barboza, de 21 años, dijo que ahora toma "sólo dos o tres cursos" por falta de fondos para pagar más, pero "espero que esta ley me ayude a tomar más cursos el próximo año y así pueda terminar más rápido" con su carrera.

Críticos de la propuesta han dicho que animaría la inmigración hacia California de personas sin residencia legal y reduciría los fondos disponibles para ciudadanos. También han sostenido que no tiene sentido educar a inmigrantes para trabajos que no pueden obtener legalmente.

Sin embargo, Barboza dice que aunque no pueda conseguir trabajo después de que se gradúe, "la educación es el único camino con el que te puedes liberar de esta opresión que tenemos los indocumentados", resaltó el universitario.

"La educación me permite ver qué leyes nos afectan y cómo", añadió.

La medida entrará en vigor el 1 de enero del 2012.

La Dream Act no tiene relación con la iniciativa federal del mismo nombre que pide legalizar el estatus migratorio de personas que permanecen sin autorización en el país que cursaron estudios superiores o se enrolaron a las fuerzas armadas. Esta propuesta languideció en el Congreso el año pasado pero sus simpatizantes han dicho que volverán a presentarla.

Fuente AP

Síguénos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino