Mire quien tiene la racha de hits más prolongada de las grandes ligas: un descarte de los Diamondbacks y los Nacionales, que se las vio en figurillas para ganarse un lugar en la nómina de los Marlins como utility.

Repentinamente, sin embargo, los Marlins no pueden dejar a Emilio Bonifacio fuera de la alineación y los rivales no pueden evitar que el dominicano se embase.

"Este tipo es irreal", comentó su compañero Logan Morrison.

"Es un detonante, de eso no hay duda", agregó el tercera base de los Mets David Wright.

"Ha estado fabuloso el último mes", señaló el mánager de los Marlins Jack McKeon.

Bonifacio lleva 23 partidos seguidos con hit, la racha más larga que tiene un pelotero de los Marlins en una misma temporada desde el 2002. Es un rendimiento inesperado para un jugador con un promedio de por vida de 263.

A los 26 años, no obstante, Bonifacio parece estar alcanzando un gran nivel.

El caribeño, quien batea de ambos lados, está haciendo mejor contacto, especialmente contra los derechos. Hace avanzar más la cuenta y pega más roletas, lo que le permite aprovechar su velocidad.

Cuando llega a primera, causa estragos. McKeon lo está haciendo batear primero y dándole más oportunidades de correr las bases. Desde que empezó su racha, se robó 17 almohadillas en 18 intentos.

Bonifacio tiene el mejor promedio al bate en la Liga Nacional en julio, con 395, lo que elevó su promedio para la temporada a 295.

"Este muchacho se está dando cuenta de cómo funciona esto", comentó Morrison. "No creo que sea una racha aislada. Creo que va a mantener este rendimiento".

Bonifacio no dio indicios de que esté flaqueando en su serie del fin de semana con los Mets, en la que bateó cinco hits en 12 turnos, con tres bases robadas y dos caminatas, y anotó cinco veces, incluida una desde primera, con un single.

"Ojalá pudiese correr tan rápido", expresó Wright. "Me recuerda a mi compañero José Reyes por todo lo que aporta en el terreno de juego".

Tremenda comparación, si se tiene en cuenta que Reyes encabeza las mayores en bateo.

El estilo de Bonifacio lo ha hecho muy popular entre los fanáticos, quienes lo alientan constantemente y le recuerdan cuántos partidos seguidos lleva con hit.

"Trato de no pensar demasiado en eso, pero todo el mundo habla del tema, los fanáticos y mi familia", expresó.

Bonifacio afirma que está jugando mejor porque está jugando más. Llegó a las mayores en el 2007 con Arizona, pero le costó afirmarse. A mediados del 2008 fue transferido a Washington, que cuatro meses después lo cedió a los Marlins.

El año pasado Bonifacio alternó entre el equipo de la Florida y el Nueva Orleáns de la Triple A. Arrancó el año como utility de los Marlins, pero desde que McKeon asumió la conducción de la novena ha jugado todos los días.

"Es muy bueno jugar todos los días", dijo el pelotero. "Se me dio una oportunidad y tengo que aprovecharla".

McKeon le saca el máximo provecho a la versatilidad de Bonifacio, que en los últimos siete partidos ha jugado en siete posiciones, todas menos catcher y pitcher. El dominicano inició partidos en seis posiciones distintas esta temporada, incluidos 23 juegos como jardinero izquierdo o tercera base, y 20 como campo corto.

Pese a que es relativamente bajo, tiene un buen brazo. Y a pesar de tanto cambio de posición, ha cometido apenas seis errores.

"Su defensa ha sido espectacular en tercera", dijo McKeon. "En la última gira que hicimos lo puse un par de veces en el campo corto y también estuvo sobresaliente allí".

Pero donde realmente brilla Bonifacio es en las bases. Cuando llega a primera, no permanece allí mucho tiempo. Y sus compañeros dicen que, gracias al caos que genera como primer bate, reciben mejores lanzamientos.

"Se embasa y empiezan a suceder cosas. Es un pelotero con mucha confianza ahora que puede jugar todos los días", declaró McKeon.