El canciller boliviano David Choquehuanca dijo el martes que está casi listo un acuerdo para que Bolivia y Estados Unidos normalicen sus relaciones diplomáticas e intercambien embajadores, y agregó que el tema "está en la cancha" del lado de Washington.

"Ya casi hemos terminado el nuevo acuerdo marco de respeto mutuo que nos permitirá relanzar las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos. Ese acuerdo está en la cancha de Estados Unidos. Es una sola palabra que está en discusión", dijo David Choquehuanca en una rueda de prensa.

No entró en detalles, ni abundó sobre lo de la "palabra" en discusión, pero dijo que el documento está en consulta en diversos niveles de Washington y "ojalá Estados Unidos pueda darnos una respuesta pronta".

Autoridades en los dos países han dicho anteriormente que las diferencias no están en la lucha antidroga, un asunto que ha distanciado a los dos países, sino en la cooperación estadounidense por los controles que pretende introducir el gobierno boliviano.

Morales se ha quejado muchas veces que Estados Unidos utiliza programas de su agencia internacional para el desarrollo, USAID, para generar discordias con el gobierno.

Incluso, amenazó con expulsar a USAID como lo hizo con el embajador Philip Goldberg y con la agencia antidroga DEA en 2008, lo que precipitó la crisis diplomática porque Washington también ordenó la salida del embajador boliviano y suspendió a este país unas preferencias arancelarias.

El gobierno de La Paz planteó a Estados Unidos un nuevo marco de relaciones con base en el respeto mutuo que es lo que está en negociación.

A principios de mes, se anunció la llegada del subsecretario de Estado para el hemisferio occidental Arturo Valenzuela pero la visita fue suspendida sin explicaciones. Choquehuanca evitó comentar al respecto.

"Queremos restablecer relaciones, queremos ya intercambiar embajadores", dijo Morales la semana pasada en entrevista con la televisora católica Fides. No obstante señaló que Washington "siempre quiere blindar" una "subordinación" a Estados Unidos.

En tanto, el mandatario boliviano ha continuado sus ataques al gobierno estadounidense. El domingo aseveró que teme que lo involucren con el narcotráfico.

Dijo que tenía reparos en viajar a Nueva York el miércoles para asistir a una sesión de la ONU sobre el agua porque "pueden meter alguna cosa (cocaína) y detener el avión presidencial".

Sin embargo, Choquehuanca aseguró que Morales viajará en la aeronave oficial y no en un avión comercial.