El líder de la facción de al-Qaida en Yemen anunció el martes su lealtad al sucesor de Osama bin Laden y afirmó que continuará la lucha contra las autoridades corruptas apoyadas por los gobiernos occidentales.

En un mensaje de audio de 10 minutos difundido en sitios de grupos extremistas en internet, Nasser al-Wahishi dijo que su grupo — al-Qaida en la Península Arábiga — reconoce como el nuevo jefe de al-Qaida al doctor Ayman al-Zawari, quien nació en Egipto.

Al-Zawari asumió el mando de al-Qaida tras la muerte de bin Laden en una operación estadounidense efectuada en mayo en Pakistán.

Los militantes de al-Qaida han aprovechado la agitación política en la que está inmerso Yemen y se apoderaron de al menos dos poblados y territorios circundantes en el sur del país.

Estos acontecimientos han causado el desplazamiento de 100.000 personas que han huido de la zona en momentos en que las fuerzas gubernamentales lanzan ataques aéreos y terrestres para recuperar el control.

"Mis soldados y aquellos soldados conmigo en el golfo árabe... no se rendirán ni cederán hasta que el islam gobierne con la voluntad y la fortaleza de Dios", dijo al-Wahishi.

Estados Unidos afirma que el grupo en Yemen tiene alrededor de 300 integrantes y es la organización más activa de al-Qaida.

El grupo estuvo vinculado a diversos atentados contra objetivos estadounidenses, entre ellos una confabulación para destruir con una bomba un avión de pasajeros con destino a Detroit en diciembre de 2009 y paquetes con explosivos colocados en aviones de carga en 2010.

Estados Unidos teme que insurgentes vinculados a al-Qaida aprovechen la agitación en Yemen para ampliar su dominio en el país y tramen atentados contra Occidente.

Washington ha intensificado sus acciones para combatir a al-Qaida en la Península Arábiga y utiliza aviones robotizados para atacarlos en provincias con zonas escarpadas en Yemen.

___

Los periodistas de The Associated Press, Maamoun Youssef y Aya Batrawy, en El Cairo, contribuyeron a este despacho.