El secretario de Estado Británico para América Latina, Jeremy Browne, defendió hoy en Ecuador el valor de una prensa "libre", después de que un juez condenara a los directivos de "El Universo" a prisión y a pagar 40 millones de dólares por una demanda del presidente, Rafael Correa.

Browne, que llegó ayer a Ecuador y hoy viajará a Bolivia, señaló a la prensa que el caso del diario de Guayaquil "es principalmente un asunto interno de Ecuador".

Aun así, destacó que el Reino Unido "tiene una postura muy firme a favor de la libertad de expresión" y recalcó que su Gobierno cree "que unos medios de comunicación libres y la capacidad de la gente para expresarse con libertad son una parte esencial de una democracia saludable".

El pasado miércoles el juez Juan Paredes condenó a tres años de prisión a los directivos del diario El Universo y a su exjefe de opinión Emilio Palacio, además del pago de 40 millones de dólares a Correa, por una columna que consideró ofensiva.

En el artículo de opinión, Palacio llamó al presidente "dictador" y aseguró que durante un levantamiento policial el 30 de septiembre de 2010 ordenó "fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente".

El mandatario estuvo retenido gran parte ese día en el hospital policial y fue rescatado tras una operación llevada a cabo por fuerzas leales en medio de un intenso tiroteo.

Organizaciones de prensa y de derechos humanos de todo el mundo han rechazado la sentencia del juez Paredes, que consideran una afrenta contra la libertad de expresión.

El presidente, por su lado, cree que el dictamen "derrumbó el mito de la prensa omnipotente, con patente de corso para hacer lo que le da la gana". Ambas partes han apelado la sentencia.

Browne dijo respetar el hecho de que "cada país tiene sus propias normas" y destacó que el Gobierno británico mantiene "que las leyes que permiten la libertad de expresión son muy beneficiosas para los países que quieren tener éxito".

Previamente a sus declaraciones a la prensa, el secretario británico se reunió en Quito con el vicecanciller de Ecuador, Kintto Lucas, dado que el ministro, Ricardo Patiño, está en Chile, y manifestó que el Reino Unido busca relanzar su vínculo con Latinoamérica.

"Sentimos que no hemos tenido una relación tan robusta como deberíamos haberla tenido en las últimas décadas", dijo Browne, quien afirmó que a su país le interesan unas relaciones más estrechas no sólo con las naciones grandes, como Brasil y México, sino con toda la región.

Browne señaló que su Gobierno ve oportunidades de cooperación en asuntos comerciales, políticos, culturales y deportivos.

El secretario también reconoció el progreso realizado por América Latina en derechos humanos, pero dijo que hay "áreas de preocupación", como la discriminación contra sindicalistas e indígenas, y el alto nivel de delincuencia.

En muchos países "hay gran impunidad, la gente cree que no será castigada por sus crímenes", dijo.

Ecuador inicia precisamente esta semana la reforma del sistema judicial aprobada en un referendo en mayo, que será llevada a cabo por un comité en el que el oficialismo tiene mayoría.

Correa mantiene que esa medida acabará con la "corrupción" entre los jueces, mientras que la oposición alerta de que es un intento del mandatario de acumular más poder.

Durante su estancia en Quito, Browne también participó en un acto en la residencia de la embajadora británica, Linda Cross, para promover los juegos olímpicos que tendrán lugar en Reino Unido el próximo año.

En el acto, recibió una camiseta firmada por los jugadores de la selección ecuatoriana de fútbol, se disputó la pelota con el defensor Frickson Erazo y recibió una clase de marcha de Jefferson Pérez, el único atleta de su país que ha logrado un oro olímpico.

Browne llegó el domingo de Londres y visitó la Mitad del Mundo, la localidad por donde pasa la línea del ecuador y que es parada casi obligada de todos los turistas que visitan el país.

Hoy tiene previsto viajar a Bolivia y desde allí irá a Lima, donde representará a su país en la ceremonia en la que Ollanta Humala asumirá la presidencia.