El dinero de un multimillonario contrato de transporte estadounidense en Afganistán ha llegado a las manos del Talibán, reportó el diario Washington Post el domingo citando a una investigación del Ejército de Estados Unidos que no ha sido dada a conocer.

El periódico dijo que la investigación encontró evidencia de "involucramiento de una empresa criminal o de apoyo al enemigo" por cuatro de las ocho compañías contratadas por Estados Unidos para proveer servicios de transporte en Afganistán. Asimismo, aseguraba que los contratistas estaban involucrados en lavado de dinero, especulación, sobornos y documentación fraudulenta.

El diario dijo que las ocho compañías siguen trabajando en el contrato de 2.160 millones de dólares, designados en parte a promover negocios afganos.

En un caso, funcionarios de inteligencia rastrearon 3.300 millones de dólares a través de una serie de subcontratistas, un comandante de la policía nacional afgana, y al final hasta los insurgentes en forma de efectivo, armas y explosivos, señaló el matutino.

Un funcionario del Departamento de Defensa de Estados Unidos el dijo al Washington Post que el sistema de transporte será revisado radicalmente luego de que los contratos de camiones expiren en septiembre.