Decenas de proyectos para construcción en aeropuertos en todo el país están detenidos debido a que el Congreso no logró aprobar una legislación para mantener operando a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), dijo el lunes Ray LaHood, secretario de Transporte de Estados Unidos.

La autoridad operativa de la FAA expiró a la medianoche del viernes, lo que forzó un cierre parcial de la agencia. Durante el fin de semana se emitieron decenas de órdenes para detener proyectos de construcción y de modernización de torres de control en aeropuertos y otros proyectos para mejorar las instalaciones, dijeron funcionarios.

Muchos de los proyectos en aeropuertos están diseñados para mejorar la eficiencia de los viajes y reducir la congestión.

"Debido a que el Congreso no hizo su trabajo, los programas de FAA y miles de empleos en el sector público y privado están en peligro", dijo LaHood ante reporteros en una conferencia telefónica. LaHood pidió a los legisladores que aprobaran rápidamente un proyecto de ley para poder reabrir las operaciones detenidas.

Pero todo indica el lunes que el cierre se va a prolongar. El representante republicano John Mica, presidente de la Comisión de Transporte e Infraestructura, dijo que no hay negociaciones entre la cámara baja y el Senado para resolver la disputa, y los líderes republicanos de la Cámara de Representantes están determinados a mantener su postura.

"No tengo idea de cuándo abriremos de nuevo la FAA", dijo.

Los controladores de tráfico aéreo han mantenido su empleo, lo mismo que los empleados de la FAA que inspeccionan la seguridad de aviones y pruebas a pilotos. Sin embargo, la autoridad de las aerolíneas de cobrar impuestos federales sobre los boletos expiró, lo que le costará a la FAA unos 30 millones de dólares diarios en ingresos perdidos, dijo Randy Babbit, Admninistrador de la FAA.

Ese dinero va a un fondo fiduciario. El fondo "tiene un balance saludable actualmente, pero se puede agotar en un plazo bastante rápido" si no hay una acción del Congreso, dijo.

Casi 4.000 empleados de la FAA en 35 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico, que reciben su sueldo del fondo han recibido una licencia.

Unos 2.500 millones de dólares en concesiones para construcción en aeropuertos federales no pueden ser procesadas debido a que los trabajadores que manejan esas concesiones están de licencia, dijeron los funcionarios. Eso, a su vez, ha detenido la construcción de proyectos y, por ende, dejado a otros cientos de personas sin empleo.