La agencia calificadora de deuda Moody's degradó las calificaciones de los bonos de Grecia otros tres espacios el lunes y advirtió que era casi inevitable que el país sea considerado en suspensión de pagos tras el nuevo paquete de rescate que recibió la semana pasada.

La agencia indicó que el nuevo paquete de medidas de la Unión Europa implican pérdidas "sustanciales" a los acreedores privados. Como resultado, redujo sus calificaciones a los bonos de Grecia otros tres espacios a Ca — apenas uno por encima de lo que considera como calificación de suspensión de pagos.

Pese a que Moody's señaló que la suspensión de pagos de deuda de Grecia era "prácticamente segura", agregó que las nuevas medidas incrementaron la posibilidad de que el país pueda estabilizar su economía y a fin de cuentas reduzca su enorme carga de deuda en general.

Asimismo, destacó que el paquete también beneficia a otros países de la zona del euro al "contener el riesgo de contagio al corto plazo que habría seguido a una desordenada suspensión de pagos o a un enorme recorte a la deuda actual de Grecia".

En las últimas semanas, los mercados financieros se vieron azotados por los temores de que economías mucho más grandes como las de España e Italia.

Los países de la zona de Euro y el Fondo Monetario Internacional acordaron la semana pasada darle a Grecia un segundo paquete de rescate valuado en 109.000 millones de euros (155.000 millones de euros) además de los 110.000 millones de euros que ya se le habían concedido en préstamos de rescate hace un año.

Si todo sale según lo planeado los bancos y otros inversionistas privados contribuirán con 50.000 millones de euros al paquete de rescate hasta el 2014 ya sea mediante la recompra de bonos griegos que aún poseen, intercambiándolos por nuevos y con tasas de interés menores o venderlos de vuelta a Grecia a un precio menor.