Soldados mexicanos localizaron en el estado norteño de Durango varios plantíos de marihuana que cubrían una superficie de 60 hectáreas, informó el lunes la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los militares también encontraron 40 toneladas de marihuana cosechada en la misma zona de Durango, conocida como el "triángulo dorado".

La Sedena informó en un comunicado que las 60 hectáreas de marihuana estaban repartidos en 23 plantíos, en los cuales se habían instalado cinco campamentos y un laboratorio.

La dependencia aseguró que lo plantado y lo cosechado habría permitido producir 100 toneladas de marihuana, con un valor estimado de 1.550 millones de pesos (unos 133 millones de dólares).

El hallazgo se dio el sábado, casi dos semanas después de que soldados encontraron una plantación de 120 hectáreas en el estado norteño de Baja California, considerado por las autoridades como el mayor plantío localizado en la historia de México.

La Sedena no ha informado a qué grupo del narcotráfico pertenecerían los 23 plantíos encontrados en Durango, aunque en la zona opera el cartel de Sinaloa, el mismo al que se cree pertenecía la marihuana de Baja California.

En otros hechos, en la municipalidad de Iguala del estado sureño de Guerrero, al menos nueve presuntos sicarios murieron luego de enfrentarse con policías estatales, uno de los cuales resultó herido.

La Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero informó en un parte policial que varios hombres armados intercambiaban disparos en la comunidad de Zacacoyuca cuando policías llegaron y comenzaron una persecución.

La persecución se hizo hasta un establecimiento de peleas de gallos, donde seis de los presuntos sicarios murieron. Otros tres atacantes murieron tras quedar heridos en los carros en que viajaban.

Las autoridades no habían identificado el grupo al que pertenecerían los presuntos sicarios.

También en Guerrero, aunque en el puerto turístico de Acapulco, la policía reportó el hallazgo de dos cuerpos en una avenida, al parecer después de intentar colgarlos desde un puente peatonal, según otro reporte de las autoridades estatales.

La violencia del narcotráfico y el crimen organizado ha dejado en todo el país más de 35.000 muertes desde diciembre de 2006, cuando el gobierno del presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra los carteles de las drogas.