Cientos de "indignados" que protestan contra el precio de la vivienda en Israel se manifestaron hoy en los alrededores del Parlamento y bloquearon la entrada con un muro de cemento, informaron a Efe fuentes policiales.

"Varios cientos de personas están protestando hoy en distintos puntos cerca del Parlamento. Cinco han sido detenidos y un policía ha sido levemente herido", explicó a Efe Miki Rosenfeld, portavoz de la Policía israelí.

Las fuerzas policiales "se encuentran en estado de alerta" en toda Jerusalén para prevenir incidentes violentos, agrego el portavoz.

Los indignados levantaron un precario muro con bloques de cemento en la entrada de la Cámara para protestar por la carestía de la vivienda ante los parlamentarios, que hoy debían debatir una propuesta de ley impulsada por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, que pretende solucionar la escasez de viviendas nuevas en el país y que está previsto someter a voto en el pleno el próximo miércoles.

"La gente demanda justicia social", gritaban los activistas, informó el diario "Yediot Aharonot" en su versión digital.

Uno de los indignados explicó al rotativo que están levantando una casa a las afueras de la Kneset "porque no se puede construir en Israel, aunque uno trabaje".

En la noche del sábado tuvo lugar en Tel Aviv una multitudinaria manifestación que recuerda las impulsadas por el movimiento 15-M español.

Los indignados israelíes comenzaron a acampar en un céntrico bulevar de esa ciudad la pasada semana como una acción de solidaridad con una estudiante desalojada de su apartamento y, rápidamente, se extendieron a otras ciudades.